22 julio, 2007

2500 euros

Llevamos 20 días oyendo hablar de la necesidad de aumentar la población y de que nazcan más niños, así que podríamos dar una vuelta por internet para informarnos y encontraríamos -¡oh sorpresa!- que hay una especie de observatorio sobre el crecimiento de la humanidad que no sólo no está preocupado por la baja natalidad sino por todo lo contrario. ¡Todo el mes de julio discutiendo la cantidad y la retroactividad de los incentivos para traer churumbeles y resulta que en el 2050 no vamos a caber! Hay algo aquí que funciona mal: no puede ser que haya unanimidad en favorecer el incremento de habitantes cuando el problema global es la superpoblación. Vamos adentrándonos en la letra pequeña de la historia y resulta que la cuestión es que necesitamos a las criaturas en el primer mundo y nos sobran en el tercero. Entonces la cuestión es de equilibrio territorial y no de cantidad, con lo que podríamos traer familias del tercer mundo al primero y todo resuelto. Pero esta solución no le gusta a mucha gente de aquí porque los que vienen son pobres, hablan diferente y tienen costumbres raras. Quizá habría una solución mejor: hacer que el tercer mundo se parezca al primero, que acaben por imitarnos, que tengan menos hijos y asunto finiquitado. Pero esta solución tampoco gusta por aquí, así que sólo nos queda aceptar que a mediados de siglo seremos más de nueve mil millones y que tendremos dificultades para hacer el planeta sostenible. Mientras sigamos discutiendo si son 2500 euros por niño y si la retroactividad llega a julio o enero, podemos caer en un debate absurdo por ser incapaces de pensar globalmente y por actuar con una mentalidad demasiado localista. http://javierfigueiredo.blogspot.com

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 23 de julio de 2006

1 comentario:

"Palomas de Papel" dijo...

Hola Javier, en verdad la vida la hacemos difícil. Ohh en el primer mundo pagan 2.500E por nacimiento.En el tercer, quinto...como le quieran llamar los niños mueren de hambre.
Siempre me he preguntado lo que cuesta ayudar tan solo a uno...NADA.
Hasta siempre, hermosos los comentarios.