25 noviembre, 2007

No es lo mismo


No es lo mismo ser fascista que ser antifascista. No es lo mismo ni será lo mismo aunque haya quienes quieran equipararlo. Entre quienes quieren meter a todos en el mismo saco hay que distinguir a dos grupos: a gentes bienintencionadas que creen que esto del racismo y la xenofobia es poca cosa y que ignoran los peligros; el otro grupo lo forman quienes, en el fondo, son también racistas y se asustan de los métodos directos de los cachorros fascistas.

Pero repito que no es lo mismo.

Siempre echando en cara a los jóvenes su pasotismo y su falta de implicación, algo que no se puede generalizar, y cuando vemos a un tipo agredir a una ecuatoriana en el metro linchamos al testigo “sin papeles” que no se enzarzó a patadas con el descerebrado.

Durante los últimos años ha habido en Cáceres quienes apaleaban a parejas de chicos que iban de la mano, a quienes llevaban rastas o a los que miraban fijamente. Pero no pasaba nada. “Cosillas de jóvenes” –decían.

Y un día apuñalan a Carlos en Madrid y le siegan la vida. Y tenemos que pensar que es una historia de capuletos y montescos. Pero no. Se trata de quienes creen que los seres humanos somos iguales frente a quienes no lo creen. Y en esa discusión YO NO SOY NEUTRAL Y NO DEBERÍA SERLO NADIE QUE SE RECLAME SER HUMANO DECENTE. Otra cosa serán los modos de reaccionar ante ese peligro, pero de partida debemos dejar claro que lo que está en juego es muy importante.

El 19 de mayo convocó un candidato a la Presidencia de la Junta a miembros de ONG’s para conversar. Intervine para hacerle ver la necesidad de hacer un plan urgente contra el racismo y la xenofobia por varias razones:

  • Es mejor prevenir que curar.
  • En Extremadura no existían todavía casos graves ni focos de racismo.
  • Aún no habíamos recibido grandes grupos de personas extranjeras.
  • En los pueblos que han emigrado aparecen en ocasiones, paradójicamente, grupos muy poco condescendientes cuando reciben emigrantes.

Han pasado seis meses y me reafirmo en lo que dije: HAY QUE HACER ALGO. No podemos seguir lamentando sino que hay que desactivar los discursos fascistas. Y ese discurso va calando cuando se pone en el mismo saco a quienes son racistas y a quienes se oponen a ellos.

La reacción antifascista

Hay centenares de fascistas agazapados, de los que se avergüenzan de aplaudir a en público a los nuevos guerrilleros de Cristo Rey, que están esperando cualquier paso en falso para echar tierra sobre el asunto. Pegarle una patada a un fascista, tirar un atril o apedrear un escaparate no sólo no sirve para luchar contra el fascismo sino que es un boomerang que nos da en toda la cara, que nos desarma dialécticamente y que pone en bandeja de plata los argumentos para quienes, con intereses ocultos, creen que todo esto es “una disputa entre bandas rivales”.

Otro Carlos ha recibido otra puñalada. (Hay quien todavía no se ha dado cuenta de que unos llevan armas y otros no.) Ahora lo más importante es que se recupere de sus heridas, que se juzgue a los culpables, que se apacigüe la situación y que se haga un plan de prevención del racismo y la xenofobia para jóvenes, adultos, niños, policías, políticos y jueces. Y sin demora: los huevos de la serpiente se están abriendo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

La anónima que se fue te sigue leyendo de vez en cuando y agradece que haya alguien con cabeza que escriba algo como esto que has escrito. NO ES LO MISMO, aunque quieran que nos lo creamos.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Gracias. Era ya mucho tiempo sin que nadie se atreviera a decir las cosas claramente. Llevamos una semana escuchando cosas intragables y algo peor: El silenciao

Luís Leal Pinto dijo...

Has dicho una cosa muy interesante:"YO NO SOY NEUTRAL Y NO DEBERÍA SERLO NADIE QUE SE RECLAME SER HUMANO DECENTE". No podría estar más de acuerdo contigo... por actitudes así se han praticado y hecho barbaridades que la história no puede olvidar...
Hace muy poco tiempo, cuando yo todavía estaba en el instituto, había grupos para hijos de los "doctores" (algo típico "tuga") y otros para los hijos de los ciudadanos anónimos... qué asco... yo y muchos como yo sentiamos que por haber nacido en una clase social distinta teniamos que estar en grupos que una jefatura de estudios creia que era mejor para la harmonia social del instituto...
Esta es una de las pocas situaciones que afortunadamente he vivido... pero a gente como esta yo digo: !A TOMAR POR SACO!

Antonio Parra dijo...

El fascismo larvado está a punto de resurgir en España. Ya hay actitudes cercanas al Fascismo en el PP.
Quienes intentan meter en el mismo saco a los fascistas y a los antifascistas son precisamente los que estan más cercanos a los primeros.
Yo soy antifascista pero no voy por ahí dando hostias y matando a nadie. Los fascistas no se piensan dos veces acuchillar al primer humano que se cruce en su camino.
Salud amigo.

Anónimo dijo...

Pues a mí me da la impresión, viendo los telediarios de cuatro y de la primera (no precisamente manejados por el PP), de que se intenta que la gente meta en el mismo saco a fascitas y antifascistas. Y esta manipulación la hace gente de izquierdas, que no debería avergonzarse de ser antifascista (yo así me consideraba públicamente hasta que de pronto parece ser algo vergonzoso ser antifascista). Y la verdad, se me escapa el por qué. Si alguien me explica la última intención de este hecho, de esta tergiversación de la palabra antifascista en los medios, y no es broma, lo agradezco.

Alicia Vernok dijo...

Excelente artículo.

Están aquí, y son más de los que se muestran, sólo hay que ver los comentarios que han dejado en el periódico Extremadura. Ese "pavonalparedon" y demás fascistas.

No. No se puede ser neutral. No es lo mismo, tienes toda la razón.