10 diciembre, 2007

Terrorismo machista

El terrorismo que sufren muchas mujeres a manos de sus parejas supera a cualquier otro terrorismo. A veces he pensado en las razones para esta diferencia de tratamiento y he llegado a la conclusión de que la clase política y mediática ve como algo muy lejano el terrorismo machista y ve otros, menos importantes desde el punto de vista de la estadística sanguinaria, como algo más cercano. Por eso unas víctimas tienen nombre y otras no, unas tienen funerales de Estado y otras son asignadas con el número de expediente del año en curso. Hay quien no se explica por qué hay tantos varones que maltratan a sus parejas y cómo hay 80 que mueren cada año. En cambio la explicación es más sencilla de lo que parece: todo nace de la trivialización de la violencia. Desde la más tierna infancia vemos como natural que los niños jueguen a matar aunque nos escandalizarían otros juegos. La pedagogía del ojo por ojo impregna toda la filmografía de Hollywood y va calando como un modo natural de actuación. Los niños llegan a adolescentes tras llevar varios años emulando a tipos con catanas que descuartizan enemigos, se ensalza el prototipo del personaje “malote” y los chulitos graciosos se hacen los dueños del gallinero. La frase violenta sale con facilidad de cualquier boca y ya no se distingue lo real de lo ficticio. 559 mujeres han muerto por terrorismo machista desde 1999: más del doble que por cualquier otro terrorismo. Sería el momento de plantearnos la erradicación de todas las formas de difusión de la violencia, pero pasen por cualquier juguetería, lean el contenido de los videojuegos y verán cómo se divierten las generaciones futuras.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 10 de diciembre de 2007


12 comentarios:

Anónimo dijo...

Aquí la anónima habitual, que en este tema tendría un libro que escribir. Lo conozco muy muy de cerca, en mi padre, en una antigua pareja mía, en parejas de alguna de mis hermanas y en familia y pareja de algunas amigas. Te diré que creo que el germen no está en los juegos infantiles, ni en los videojuegos, ni en la trivialización de la violencia. EL GERMEN ESTÁ EN LA FAMILIA. ES EL TRANSMISOR NATURAL DE LOS ROLES DE MALTRATADO Y MALTRATADOR. No es que ahora mueran mas mujeres, es que ahora las matan habitualmente al intentar separarse, al ser históricamente la primera vez que son conscientes del problema. Antes era algo normal, que había que aguantar. Siempre existió, tapado socialmente y arropado por la iglesia católica en cierto modo bajo el concepto del perdón. Mi abuela me contaba cómo se comportaba mi abuelo. Mi padre reprodujo, aumentado con traumas y complejos de su infancia, el mismo rol. Algunas de mis hermanas (yo entre ellas), reprodujimos el rol sometido de mi madre. Yo tuve que darme cuenta de que el problema estaba en mi cerebro, lavado durante años, viendo y aceptando por parte de mi madre comportamientos indignos. Gracias a mi fuerza logré averiguar mi problema y hoy tengo otra pareja, equilibrada y feliz. Mi ex pareja también reproducía el rol de su padre.

Cuando no has detectado aún que no es normal que los que te quieren te insulten, repites la conducta. Una de mis hermanas ha reproducido el rol de maltratadora del resto de la familia, sustituyendo ahora a mi padre. Y ella jamás jugó con videojuegos. Porque la violencia no es sólo física, y del insulto a la amenaza, y de ahí a llevarla a cabo solo hay un paso.

RESUMIENDO: si yo me hubiera marchado el día que mi ex-pareja me insultó por vez primera, no habrían llegado las cosas tan lejos. El concepto clave en el cerebro de la maltratada es uno: La culpabilidad. Está atenazada por él desde pequeña, aún sin ser culpa de ella nada de lo que ocurre. El segundo es el perdón, que la hace sentirse superior, y la normalización de la violencia porque la tiene asociada a sus afectos.

Cuando estuve en Túnez, un gracioso guía contó un chiste que todos los españoles del autobús rieron mientras yo contenía las arcadas. "Hombre árabe pega a su mujer todos los días. Si tú no sabes por qué le pegas, ella sí sabrá por qué". El maltrato continuo e injustificado hará que ella encuentre su culpa donde no la hay. Aún hoy, me veo culpable de cualquier cosa que me ocurre, y lo supero dia a día, porque la culpa paraliza y te autolesiona.

CONCLUSION: el problema es educacional, está en el cerebro de la maltratada. Consintiendo, yo convertí a mi pareja en amenaza potencial, aunque el germen estaba dentro de él.
SOLUCION: educar a hombres y mujeres en colegios e institutos, en medios públicos, en que querer no es soportar malas formas, ni insultos, ni amenazas. QUERERSE ES RESPETARSE.Educar en que no hay que perdonar faltas de respeto, si se reproducen hay que dejar a esa persona. Si esa persona sigue reproduciendo las faltas de respeto, está enferma. Si tú sigues soportando faltas de respeto, estás enferma.

Yo empezaría eliminando las matrimoniadas de Jose Luis Moreno, y no hablo en broma. Contemplar como tiene tanta audiencia un programa donde parejas se insultan, desprecian y faltan al respeto me resulta aberrante.

Anónimo dijo...

Y la misma de antes repite y advierte, por si acaso esto pudiera ser leído por alguien que pueda poner políticamente solución al tema. Hay que tratar psicológicamente a la mujer maltratada, mas que al maltratador. En la mayoría de los casos, ellas vuelven con él muchas veces, hasta que encuentran la muerte. El problema está en ella, debe detectarlo en los inicios o en fase avanzada, un tipo así no cambia, no puedes dejarlo subir a tu casa otra vez ni acercarte a él. Ni con excusa de hijos ni con ninguna otra. Y olvidar que eres buena y debes perdonar. Debes creer en ti misma, en tu futuro y potenciar tu autoestima, que en esos casos ya no existe. Esa es la única solución.

Una amiga me hablaba de su padre alcohólico y la vida terrible que les dió. Y me dice super satisfecha: "pero mi madre siempre nos enseñó a respetar a mi padre". Hoy ella está bloqueada psicológicamente para tener pareja, y su hermana repite el rol de su madre, que ya murió de cáncer y de pena viendo la situación de sus hijas. Pero no lo ven, ninguna de las dos. Y yo no soy quien para hacérselo ver, ya lo intenté. Y lo mismo con mis hermanas. Hay que perdonar, hermanas mías. Pues perdonad hasta que os maten, a cuchilladas o de pena.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Hola.

Gracias por tus aportaciones. Creo que tienes la razón en muchas de las cosas que dices. Obviamente el asunto es muy complejo y en una columna sólo puedes tratar un aspecto. Yo voy hacia el origen de la violencia y está en la trivialización (que se puede dar con videojuegos o sin ellos) La violencia física es una plasmación de la violencia, que puede empezar en el insulto y el menosprecio. Estoy de acuerdo en que las escenas de matrimonio son mensajes nefastos y no me explico que le guste a millones (bueno sí me lo explico).

Mi planteamiento es que no debemos consentir la violencia: Ni cuando un padre le arrea a su hijo en el parque ni cuando alguien eleva el tono de voz.

La violencia genera violencia y es inútil para aplacarla.

Me interesa mucho el planteamiento psicológico que haces sobre la violencia hacia la mujer.

Nunca he entendido como se puede estar con alguien que te ha insultado (no digo ya pegado). No sé si es porque no he usado nunca la violencia pero me cuesta entender que alguien quiera vivir y convivir con quien es violento.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Hola.

Gracias por tus aportaciones. Creo que tienes la razón en muchas de las cosas que dices. Obviamente el asunto es muy complejo y en una columna sólo puedes tratar un aspecto. Yo voy hacia el origen de la violencia y está en la trivialización (que se puede dar con videojuegos o sin ellos) La violencia física es una plasmación de la violencia, que puede empezar en el insulto y el menosprecio. Estoy de acuerdo en que las escenas de matrimonio son mensajes nefastos y no me explico que le guste a millones (bueno sí me lo explico).

Mi planteamiento es que no debemos consentir la violencia: Ni cuando un padre le arrea a su hijo en el parque ni cuando alguien eleva el tono de voz.

La violencia genera violencia y es inútil para aplacarla.

Me interesa mucho el planteamiento psicológico que haces sobre la violencia hacia la mujer.

Nunca he entendido como se puede estar con alguien que te ha insultado (no digo ya pegado). No sé si es porque no he usado nunca la violencia pero me cuesta entender que alguien quiera vivir y convivir con quien es violento.

Anónimo dijo...

Gracias por tu post, por tu lectura del mío y por tu interés en el tema. Tu planteamiento sobre la trivialización de la violencia también es cierto, y muy importante, pero eso afecta creo yo, mas por ejemplo en el acoso escolar, sangrante, o a profesores, o en otros ámbitos. El del hogar es mucho mas antiguo, sólo que ahora se muestra.
Mi planteamiento psicológico viene desde la experiencia y de una reflexión de años analizando y superando mi problema de autoestima.
En los medios públicos solo escucho que hay que encarcelar al maltratador y tratarlo psicológicamente. Nunca escucho que hay que tratar fundamentalmente a la mujer para que sepa defenderse mentalmente del problema. Tu autodefensa está en tu cerebro, no en las artes marciales, ni en la policía, y debe empezar en la capacidad de reacción ante primera falta de respeto. Cuando el problema ya ha alcanzado magnitud de "maltrato físico con peligro" es que llevas años dejando crecer el problema. Entonces no hay policia que valga, sólo sirve esconderte o mejor cambiar de ciudad, porque si quiere matarte, te matará, nadie lo podrá impedir. Ya le has dado TÚ las alas a ÉL.

Y aquello de la orden de alejamiento. Todo esto es absurdo si la mujer le deja acercarse. Todo es absurdo si ella sigue sin ser consciente de que tiene un problema mental, igual o mayor que el de él, y QUE UNA MALTRATADA ES UNA ENFERMA QUE PUEDE CURARSE.

Y no se trata de familias sin recursos o mujeres no independientes económicamente. En una casa de acogida sé que estaba la mujer de un juez. Mi madre ve normales las vejaciones a las que la somete mi padre, y tiene una carrera y un buen trabajo. Al igual que yo, que soporté 7 años las faltas de respeto que iban en aumento. ¿Por qué? Porque me pedía perdón y lloraba como un niño. Porque las niñas como yo son buenas, perdonan y nunca se enfadan ni muestran carácter. Porque no me parecía tan grave, puesto que siempre lo había visto normal en el ámbito familiar (mi padre nos pegaba y jamás pidió perdón). Despues de todo, pensaba yo, el nunca me pegó y siempre pedía perdón. Supongo que tambien porque él vivia por y para mi, y eso te llena. Porque me daba el cariño que mis padres no me dieron y me hacía sentir la mejor del mundo. Hasta que te hacía sentir que eras la mayor basura del mundo y se instauraban el insulto, el terror, mi culpabilidad y mi hundimiento. Mi cerebro se oscurecía y no podía razonar. Al igual que en casa de mis padres, después del infierno volvía la normalidad con la mayor naturalidad. Las buenas personas olvidan. Hasta que por problemas ajenos a él se aceleró su proceso mental y un día amenazó con quemarme y otro con matarme. La violencia se aceleró. Algo se activó en mi cerebro, me dí cuenta de que estaba loco o yo lo estaba volviendo loco (que obviedad me parece ahora) saqué fuerzas para superar el terror y puse cientos de Km de por medio. Hoy me doy cuenta de que la loca era yo. Hoy desde la lejanía de los años recuerdo mi sorpresa ante la primera falta de respeto, y cómo, educada en callar y perdonar, la pasé por alto sin darle importancia. Hoy no dejo que nadie me trate así ni por asomo. De la segunda falta de respeto ya no me acuerdo, ni de la tercera. Recuerdo muchas otras muy fuertes en medio en las que pude irme mas facilmente y no lo hice. Recuerdo el coche a 200 km/h, dando bandazos y gritos con peligro de nuestras vidas. Pensé que cambiaría, siempre lo prometía. Pero SIEMPRE TODO VA A PEOR, A NO SER QUE HAYA TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE POR MEDIO Y CONCIENCIA DEL PROBLEMA.
Bueno, lamento la longitud del post y sólo espero que esta desnudez psicológica anónima sirva a alguien o a tí para que puedas transmitir mis ideas y experiencia sobre el tema a personas que tengan posibilidades de ayudar a alguien.

Aun tengo un problema por resolver. Mi ex pareja quedó señalada socialmente por mi abandono y veo mi culpa en lo que pasó. Aquello está enterrado y superado. Sin embargo, mi padre aún hoy siguen diciendo sus vecinos que es una persona excelente. Y como niña que era no tuve culpa de lo que pasó. El maltrato infantil físico y psicológico es injustificable. El resto de la familia sigue bailándole el agua. Y ahora a mi hermana, la que mas sufrió y se trastornó, copia sus métodos y reinstura la dictadura del terror. Esa injusticia me duele todos los días. Quisiera saber como hacer que socialmente se conociera la personalidad de mi padre, que algún juez dictara sentencia de condena social, sin perjudicarme y marcarme para siempre. Quizá mi hermana abriría los ojos. Pero creo que nadie puede ayudarme en esto. Perdón de nuevo por la extensión y porque esto no es un diván. Y gracias por permitirme expresarme.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Estoy impactado por todo lo que cuentas. Merecería un comentario extenso. No te preocupes por la longitud del post. Hoy he escuchado una encuesta sobre las preocupaciones de los españoles: vuelve el tema de siempre al primer lugar, la vivienda, la inmigración, etc y no se menciona al problema que ha causado más asesinatos en los últimos años.Es que estamos hablando del triple de muertes que a manos de ETA y AL Qaeda y la gente lo ve como algo ajeno.

Voy a contar algo. EN el mes de febrero de 1992 estuve en una rueda de prensa de una Asociación de mujeres. Protestaban porque la fiesta de Carnaval en la caseta municipal de Villafranca tendría como lema "Mi marido me peggga". Todo nacía de que "martes y 13" había hecho una parodia en el especial de nochevieja y Millán no hacía más que decir "mi marido me peggga". ¿Y tu marido? ¿No te pegga?" No te puedes imaginar como pusieron a las mujeres de esta asociación por criticar un acto así. Y yo les expresé mi solidaridad y les dije que el humor de estos tipos me parecía indecente. Una de ellas me dijo que era el primer varón al que escuchaba decir que no le gustaba ese tipo de humor.

Luego me tocó discutir con otras personas, también mujeres, que decían que "las feministas todo lo sacan de quicio". Yo desde entonces tuve muy claro que la violencia contra la mujer ejercida desde la familia era un problme de primer orden.

Veo que incides en el hecho de que la propia víctima acaba culpabilizándose de lo que le pasa. Yo creo que necesitaremos um par de generaciones hasta que liberemos a la mujer de la tiranía de una educación que sigue siendo, sibilinamente, aniquiladora de la autoestima.

No sé por donde seguir. Creo que todo empieza en que seguimos teniendo una concepción de objeto por la mujer de la que deriva todo. En las ceremonias nupciales se sigue diciendo "yo me entrego a ti". Y cuando algo se entrega es para que el otro haga lo que quiera. Parecerá una chorrada, peroes que todavía hay mucha gente que tiene esquemas mentales del XIX y así no vamos a ningún lado.

Hoy ha habido alguien que me ha dicho que mi columna era un tema demasiado manido. Gracias a ti me doy cuenta de que es un asunto en el que todavía no se ha empezado a desvelar su gravedad.

Gracias y mucho ánimo. tener las ideas tan claras es muy importante y en esto lo tienes muy claro. Ojala hubiera más.

SAludos

Anónimo dijo...

Gracias por tu respuesta. Lo de la falta de igualdad en las declaraciones nupciales hace tiempo que lo comentábamos asombrados mi pareja y yo. Me ha asqueado, que no sorprendido, lo de las señoras de Villafranca. El tema resulta manido porque el enfoque que se da en los medios es superficial y falso. Nadie quiere saber la verdad. Creen que basta con culpabilizar al maltratador y encarcelarlo. ¿Pero no es culpable la madre de ese señor?

Lo que digo no es popular, pero como sufridora de maltrato tengo derecho a expresarlo. Para mí, la verdad es que ES LA MUJER LA QUE PERPETÚA EL MALTRATO Y CREA AL MALTRATADOR. Primero, consintiendo a su pareja, de forma que él la cosifica cada vez mas (ella es el objeto que le da la vida y el poder, por eso muchos las matan y se suicidan al perderlo), encumbrando al monstruo del que no podrá deshacerse en un futuro. Segundo, deformando así a sus hijos psicológicamente en sus relaciones futuras y no defendiéndolos (en el nombre de su bondad). Mi madre y mi ex-suegra son hoy, bajo mis reflexiones y análisis, que darían para varios folios, culpables con su cobardía y comodidad de toda la monstruosidad que crearon poco a poco a su alrededor. Lo peor es que siguen manteniéndola aún a sabiendas de sus terribles consecuencias.

El maltratador es un monstruo creado. Si se le van parando los pies, no llega a donde llega, porque estúpidos no son, saben bien donde pisan. Y pisan por donde previamente les han dejado pisar sin problemas. Para mí, culpable es el creador del monstruo, la mujer, la que contempla la violencia, y esclava de su educación y de sus prejuicios sociales y morales la sufre, la trivializa y se siente superior, buena y sufridora al consentir. A veces por hipocresía social, por comodidad, por miedo, por intereses económicos, y siempre porque encubre bajo su bondad su falta de valor. La libertad empieza con el coraje y la ausencia de prejuicios. Un saludo y espero de nuevo que a alguien le sirvan mis experiencias.

Anónimo dijo...

Ah, se me olvidaba comentar algo mas y con esto me despido. También a veces es por un amor inventado. Esa publicidad romántica peliculera del atormentado amar-sufrir. Ya se sabe que los chicos malos y canallas gustan, sobre todo si tu autoestima es mínima. Si en tu infancia sufriste, parece que el sufrir te pone, y el ser amada te aburre. Los hombres buenos, amables y divertidos parece que no están bien vistos por muchas que conozco, por asombroso que parezca. Pues las que se sigan creyendo esa mierda, a cargar con ella. Luego no os quejéis.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Te doy la razón en lo de los "malotes". Es un término que me comentó una colega de trabajo. "A una edad nos ponen los malotes", me decía. Y yo, que conzco a esos "malotes" me asusto y apena cuando oigo estas cosas, Porque este tipo sólo hacen infeliz a quienes los rodean. Y es cierto que el varón sensible no tiene ningún éxito (Si lo sabré yo!!!)

No estoy de acuerdo en que la mujer que es víctima de maltrato sea "culpable". Entiendo el razonamiento de por qué lo dices pero cuando alguien usa la violencia el culpable es el violento. Otra cosa es que pequemos de pasividad ante la violencia, pero culpabilizar a una meujer que sufre me parece que es un doble castigo.

Pero tomo nota de tus razonamientos y admito estar en un error: Todos los días se aprende y se aprende mucho más de los problemas cuando te lo cuentan los testigos presenciales y no "pensadores desde la barrera· como yo.

SAludos y hasta la próxima.

Y mucho ánimo. Creo que eres un ejemplo de cómo hay que luchar contra la violencia machista (no me gusta llamarla de género)

Anónimo dijo...

No te había leído, soy anónima. los hombres sensibles e inteligentes encuentran mujeres sensibles, inteligentes y con autoestima. Para terminar con una mujer o hombre que no se quiere a si misma/o, por muy guapa o inteligente que sea, mejor estar solo. La soledad acompañada es el peor de los tormentos, en mi experiencia.

Yo ya sé que lo que digo sobre la culpabilidad de la mujer suena duro, pero yo le he echado mucho valor a mi vida para que hoy sea completamente feliz y además digna. Todo el mundo puede hacerlo si tiene honradez y coraje para mirar a la verdad de frente. Quisiera que mi madre hiciera lo mismo y no lo hace. La culpo de estar mirando y llorando mientras mi padre nos golpeaba y en el suelo seguía a patadas. Eso en la naturaleza no existe. Todos los animales defienden a sus crías, o se arrepienten al menos de no haberlo hecho. Pero ella como muchas otras, sigue manteniendo las apariencias, en una comodidad babosa con un ser repugnante para cualquiera que ha conocido sus actos y opiniones. Es mi experiencia. mi ex-suegra, aun a sabiendas del peligro que yo corría me dijo: pues te casaste y ahora te toca cargar con él. Y además, que van a pensar en el pueblo. Le faltó decirme: y te jodes como yo con el maltratador de mi marido. Pues no señora. Se jode usted, ahora ya tiene 3 maltratadores en casa, por aguantar como una santa toda la vida: su marido y dos hijos separados a los que usted, con su consentimiento, también destrozó.

mamensa dijo...

Enhorabuena por el post y los comentarios, entré con la intención de dar un enfoque parecido al de la anónima habitual, pero después de leerlo todo poco queda por decir, enhorabuena a los dos

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Gracias por entrar y esperamos más comentarios. Saludos