08 marzo, 2008

Personas que viven pero no votan



Lo diferente que serían las elecciones si todos los seres humanos pudieran votar. A buen seguro no habría tanta gente preocupada por hacer la vida imposible a quienes vienen de lejos

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy la querídanónima. Respecto al atentado de ETA, como dices Figueiredo, no hay palabras que decir y NADIE tiene el mas mínimo derecho a usarlo en ningún sentido.

Sólo quería hablar del dificilísimo tema de inmigración y dar un punto de vista algo diferente, sin tópicos, creo que no incluido en ninguna opción política. No quiero hablar de política, y menos en estas fechas, hablo fuera del tiempo y del espacio.
Yo entiendo como única solución que todos nos apretemos el cinturón y colaboremos con el desarrollo de esos países. El 0,7 % del PIB que se lleva prometiendo hace años es una MIERDA, y ni siquiera a eso ha llegado el PSOE, y el PP ya ni te cuento. Hay que desarrollar esos países entre todos, el consentir toda desigualdad global o local, es indigno, y dejarnos de dar migajas.

Lo que hay que plantearse son estrategias a largo plazo. Abrir hoy indiscriminadamente las puertas, a mí, pensando egoístamente, me parece bien, puesto que mi trabajo, de nivel medio-alto, no se verá amenazado, y tranquiliza mi conciencia a corto plazo. Pero es una mentira, como muchas. Abrir las puertas indiscriminadamente es, como decía Marx, BENEFICIAR AL MAS SUCIO CAPITAL PROPORCIONANDO MANO DE OBRA BARATA. Beneficia sólo a los más sucios empresarios. Sabemos de camareros que cobraban 700 euros, que ya es una indignidad, y son sustituidos por inmigrantes sin contrato que cobran 300 o 400 euros, de los cuales la mitad del sueldo lo mandan a sus casas, y siguen por tanto viviendo indignamente mientras benefician económicamente a muchos.

Tengo la sensación de que, a largo plazo, cuando llegue la temida, cíclica e inevitable crisis económica (de la cual no tiene culpa nadie), los españoles de nivel medio-bajo (como los llama la señora Maria Antonia Iglesias), empezarán a sentirse amenazados, lo cual es un potente detonador de la xenofobia. A largo plazo, puede ocurrir como en Francia, donde a punto estuvo de ganar la horrorosa extrema derecha con Le Pen. Donde también, los hijos de los inmigrantes, que son iguales a nuestros hijos, querrán lo que es suyo, es decir, un trabajo digno y un sueldo como Dios manda, no la miseria que recibían sus padres y que a todos hoy nos deja tan tranquilos. Entonces empiezan los disturbios y como ocurrió hace meses, arde París.

Yo no quiero que la gente muera en pateras viniendo a este país buscando un paraíso que no encuentran. Yo no quiero que en Sudamérica haya toda una generación de huérfanos porque sus madres están aquí cuidando a nuestros ancianos en vez de cuidar a sus hijos. Yo creo que el sucio capital ha expoliado y expolia a estos países. Las grandes empresas europeas y norteamericanas aún siguen enriqueciéndose en esos países, y se lucran vendiendo armas y potenciando sus conflictos. Las empresas que se enriquecen con recursos ajenos, incluso las de China ahora también, tienen que nacionalizarse en todos estos paises, sus recursos naturales son suyos, por mucho que moleste a muchos, por ejemplo en Sudamérica, al Rey y a sus amigos.

Yo amo África, creo que sus fuertes mujeres son la solución a ese continente. Amo profundamente a Sudamérica. Yo sólo soy una ilusa que quiere un mundo justo, no un mundo lleno de parches. En parte me avergüenza que hagan los trabajos que nosotros desechamos, en la ciudad y en el campo, como mano de obra de segunda. Los tópicos no valen de nada, esos arranques españoles de intentar incluir a la gente en un bando político, sin cabezas pensantes a largo plazo, creo que no van a ninguna parte. Es un punto de vista y nada mas, que incluyo en los blogs de los tolerantes amigos Vernok y Figueiredo. Saludos.

M.G dijo...

Brillante post.
Contenido absolutamente maravilloso.
(Tengo un familiar ingresado en un hospital hace 20 años...esquizofrenia).
Són esa parte olvidada de la sociedad
lamentablemente.
Saludos.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Querida anónima. Aciertas de pleno en casi todo. Yo creo que el gran problema de la inmigración es que hay gente que tiene que abandonar su tierra y su familia para sobrevivir.

He encontrado el enlace a lo que publiqué en EL PERIÓDICO DE EXTREMADURA el 1 de octubre de 2005 con el título de LA AVALANCHA. Había pasado algo en la valla de Ceuta, si mal no recuerdo

http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/noticia.asp?pkid=196687

Un vecino observó en el techo de su casa una mancha de humedad a la que no dio más importancia que la meramente estética. No tuvo problemas en tapar el pequeño desperfecto con un poco de pintura que tenía guardada. Días después tuvo que utilizar más pintura para disimular un extenso dibujo en la techumbre que parecía el mapa de Africa. Algunos vecinos le advirtieron de la necesidad de averiguar el origen de todos aquellos problemas, pero el protagonista seguía confiando en unos tintes plásticos de última generación que resistirían cualquier contingencia. Poco después empezó a caer el agua a chorros al tiempo que los periódicos se llenaban de noticias de avalanchas humanas en Ceuta y Melilla. Al igual que quienes creen que vallas de seis metros de altura acabarán con el problema, del mismo modo que hay quien se niega a ver cuál es la causa de la huida masiva de seres humanos, nuestro vecino se fue a por más pintura impermeabilizante sin reparar en la posibilidad de arreglar las tuberías reventadas en el piso de arriba.

Huir de la muerte no es ninguna novedad: la historia está plagada de muros que la gente salta buscando una vida mejor, más digna, más libre o, simplemente, vida. Los que venían de Berlín oriental eran tratados como héroes y los que huyen de la guerra y el hambre en Sierra Leona son tratados como una plaga de insectos. ¿Será porque unos eran ingenieros rubios y otros analfabetos demasiado morenos? Hoy podemos ir a por pintura o a cerrar el grifo del vecino de arriba, pero hace más de treinta años que se sabía que esto ocurriría y los gobiernos del mundo no han hecho ni un uno por ciento de lo que deberían haber hecho: Ni tan siquiera un 0,7%.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Por cierto, Murcia, Alicante y Almería aumentan un diputado gracias a unos emigrantes que NO pueden votar. Yo entiendo que las zonas que aumentan población tengan que ser dotadas con recursos para atender ese aumento de población, pero UNA PERSONA UN VOTO. Si no pueden votar, que es lo que me gustaría, que no cuenten en el cómputo. Esto lo único que hace es supervalorar el voto, a veces un poco racista, que empieza a surgir en determinadas zonas

Anónimo dijo...

Respecto a la inmigración, creo que hay un error de partida muy común. Parece que es porque en sus países se mueren de hambre, y escapan, pero en realidad vienen aquí porque nosotros necesitamos que vengan.Los inmigrantes van donde se les necesita, donde saben que van a poder ganarse la vida, que para eso lo hacen, y no van donde no. Aquí hace 30 años los marroquíes y argelinos que iban a Francia y Alemania pasaban por España pero ni se les ocurría quedarse, a qué? Ni había trabajo, ni calidad de vida y nosotros también emigrábamos a Europa. Ahora, afortunadamente, se quedan.
El problema aquí es ya la falta de mano de obra, nuestra pirámide de población es un rombo, no sé si somos conscientes de que no va a haber suficientes trabajadores para nuestras necesidades en agricultura, hostelería, servicio doméstico o atención a dependientes, y dentro de poco, taxistas, policías, militares, obreros. Y esto va a ocurrir mande quien mande, la diferencia es como integrar de forma regular y legal, como ahora se intenta.
Buen post el anterior.
Saludos