04 junio, 2008

El dueño de la palabra


Hubo un tiempo en el que las palabras tenían dueños. Si no eras capaz de acceder a una multicopista, a una vietnamita, a un recuadro de un periódico, a unos segundos en un micrófono, no tenías posibilidad de dar a conocer lo que pensabas.
Este siglo ha cambiado casi todo y esto es ya muy diferente. Será por eso que cada vez tiene menos importancia quién es el dueño del papel en el que se imprimen las palabras que a uno se le ocurren. Hoy hay blogs, páginas webs, foros de debate, listas de correo, SMS que se pasan, presentaciones de powerpoint impactantes y enlaces a vídeos que jamás emitirán las televisiones oficiales. La ley del silencio es, cada vez más, un título sugerente que evoca una película. Así que, pase lo que pasa y venga quien venga, se puede bajar el volumen de los altavces pero es imposible apagarlos.

P.S.: La foto ha sido escogida al azar: creo que es Carrillo de joven.

7 comentarios:

Alicia Vernok dijo...

Algo que ahems, ahems ver con el nuevo dueño del papelo con la contra de los lunes??!!

:P :P ;P

Sara dijo...

Uy, uy, uy, esto es todo un ejercicio de gallardía.
Muchos besos,
S.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Vernok (es una pena que los comentarios en blog no permitan transmitir tonos irónicos, cínicos, inocentes, ...) Así que te respondo:

POR SUPUESTO QUE NO TIENE NADA QUE VER. Es que uno le da por escribir una cosa, busca una imagen por internet para ilustrar y... ya está.

Sara
Me imagino que el sustantivo que usas también te ha surgido de forma azarosa y bienintencionada.


Como diría Humphrey:
Siempre nos quedará la red

Puntos de vista y ... nada más dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sara dijo...

Por supuesto, ¿acaso lo dudas?
Muchos besos y ánimo, que por el momento sólo es un preaviso a navegantes...
S.

Hitos dijo...

No me entero de nada, de nada más que tenemos donde hablar.

Haré una segunda lectura a los comentarios a ver si me entero

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Hitos,

no hay segundas lecturas ni lecturas entre líneas. En ocasiones tenemos que dejar escrito en un papel, escondido en un cajón, para que, cuando pase algo, podamos sentirnos un poco adivinos.
Pero esto es una reflexión simple, queriendo poner en valor las nuevas posibilidades que tenemos. Hace quince años era imposible convocar una movilización o agrupar a un determinado colectivo sin muchos medios. Hoy se ha roto esto y me parece interesante. Muy interesante.