06 junio, 2008

Métodos y medios


Cuando se trata de enseñar hay que esforzarse mucho para saber hacerlo bien. Los métodos son muy difíciles de cambiar, hay grandes resistencias a lo nuevo y una tendencia en el subconsciente a repetir la misma enseñanza que uno recibió. Con los medios es más fácil: cuesta menos cambiar la tiza por un retroproyector o por una pizarra digital.


Pero todos los cambios se quedan en nada si sólo modificamos el envoltotorio, el canal del mensaje, sin mover un pelo del contenido y de la forma de trasmitirlo. Podemos gastar mucho dinero en medios y convertirlos en dispendio si no lo adaptámos al método.

15 comentarios:

Alicia Vernok dijo...

Lo mismo pensaba al leer la noticia en el Hoy. Fale, venga más ordenatas, pero, ¿pa qué?

Mi hermana piló esta época de un ordenador por cada dos alumnos y, a parte de para adorno y fotos en todos los medios, se usaban para poca cosa.

La educación no es eso, no.

Anónimo dijo...

Coincido con Vernok. Todos mis conocidos profesores de instituto, jóvenes y sobradamente preparados en lo tecnológico y con una enorme ilusión al respecto, me han confirmado la inutilidad de los mismos. Impiden la libre circulación y contacto de profesores y alumnos en el aula, y sirven fundamentalmente para que los alumnos enreden y se distraigan con el messenger.

Sirven para que los alumnos no se centren en lo importante: LEER, LEER, LEER, QUE EL NIÑO SE SIENTE A LEER, LEER, LEER, LEER, QUE AL NIÑO LE GUSTE LEER, LEER, LEER, LEER, QUE EL ADOLESCENTE COMPRENDA LO QUE LEA, LEER, LEER, LEER. Y MATEMÁTICAS, QUE ES PENSAR, Y ESTRUCTURA EL CEREBRO.

LEER, LEER, LEER, AMOR A LEER, AMOR Y ADMIRACIÓN POR LA CULTURA, AMOR A PARAR, PENSAR, LEER, LEER, LEER. ADMIRACIÓN POR EL ESFUERZO Y SATISFACCIÓN Y PLACER AL CONSEGUIR OBJETIVOS Y CONOCIMIENTO A TRAVÉS DE TU VOLUNTAD.

¿PODRÉ REPETIRLO MÁS? ¿SERVIRÁ DE ALGO? ¿ALGUNO DE ESOS ILUMINADOS PEDAGOGOS QUE VIVE DEL CUENTO Y SIGUE DETERMINANDO LA FORMACIÓN DE LA GENERACIÓN MAS INCULTA DE LA HISTORIA ENTENDERÁ LO QUE ESCRIBO? Sí, es duro escribirlo, pero los chicos no entienden lo que leen, son incapaces de redactar, y por más habilidades que tengan de otro tipo, NO COMPRENDER LO QUE LEES SIGNIFICA ser un inculto. Y significa ser una persona que nunca podrá pensar, ni ser libre, ni expresarse, ni tener opinión propia. ¿De qué sirve tanto navegar por internet si no comprendes lo que lees? Igual ése es el objetivo, masas incultas, quién sabe.

Hace tiempo que creo que la incultura tecnológica de ciertos maduros pedagogos y políticos han elevado a los ordenadores a la categoría de magia. Como a algunos políticos que deciden estas cosas les parece que internet, o una vulgar presentación de power point o una creación de una página web, son algo dificilísimo, creen que la educación es eso, y que para los alumnos es importantísimo, cuando eso, los niños lo hacen con los ojos cerrados. Hay políticos que no saben leer su ni correo electrónico (verdad verdadera), y creen que eso necesario en educación. Esa educación es necesaria para los maduritos, claro, que son de otra generación, pero esta generación tiene otras necesidades educacionales sin cubrir, ésa ya la tienen cubierta de sobra. ¡No entienden que los niños se pasan horas con sus móviles, ordenadores, teles, videojuegos...! Lo último que necesitan es mas educación audiovisual. Ese tipo de cerebro educado visualmente en una sucesión de imágenes sin fin no sabe centrarse ni retener. Hay que formar precisamente en lo que falta. Y eso de pensar que por ese método los puedes motivar mas, y van a retener conocimientos, es falso. Cuando no se encuentra interés del alumnado, hay que ir a las bases del problema, no poner parches. Hay que ayudar a centrar el cerebro, no descentrarlo mas.

¿Cómo es posible que tanto pedagogo y tanta gaita no sea capaz de entender lo más básico? Tienen buenas e iluminadas intenciones (debo suponer bondadosamente), pero hay que poner los pies en el suelo a la hora de elaborar métodos, conectar con la realidad y admitir que los resultados están siendo desastrosos y reconocer que ese no es el camino. ¿Cual es? Pues no debe ser tan complicado, pero que los piensen ésos que cobran por elaborar métodos.

Dice un anuncio: los profesores educan en valores. Qué chiste. Esos valores los tienen que ver en casa, sino, nada vale. Yo creía que la misión del profesor era dar el conocimiento y la capacidad para que encuentres tus propios valores, pero me habré liado. Parece que piensan que es mejor que los valores te los den hechos. Eso que proponen parece intromisión en la tarea de los padres, y en la de la propia persona. Para mi gusto, es algo muy eclesial. De todas formas, no estarían de más cursos para orientar padres desorientados en métodos para educar niños. Espinoso el temita que propones Figueiredo. Saludos de queridanónima.

Luís Leal Pinto dijo...

Javier, hay una cosa muy curiosa que tiene que ver con lo que has escrito. Esta semana, llamé al CPR que tutela mi instituto y hablé con el director, un amigo mío con quien tengo proyectos en el contexto del portugués. Entonces, ya que hablábamos de las próximas formaciones y cursos yo le sugerí un curso de métodos y técnicas de acción pedagógica, con dinámicas, estrategias y todo lo que podamos utilizar como oportunidad pedagógica. Él, en su resignación, me dijo que la idea es muy buena, que incluso ya lo había intentado antes, pero nadie se apuntó. Yo, en mi experiencia docente, veo que, con todos los problemas que tenemos, tampoco nos preocupamos con nuestra formación pedagógica continua.
Si van a introducir nuevos materiales en nuestras aulas, si nuestras clases van a disponer de mejores recursos, vale, muy bien, pero hay que aprovechar lo que era útil y bueno, introduciendo y nos adaptando a las nuevas realidades. Quizás sea defecto de formación, pues he estudiado 5 años de pedagogía (y todavía creo que es poco), pero me asusta esta poca importancia que se da a la didáctica. La gente sólo se acuerda de programaciones, memorias y unidades formales didácticas. ¡Qué redundante! Así no iremos lejos en nuestra labor.

Anónimo dijo...

MI ENHORABUENA A TANTO PSICOPEDAGOGO. DESDE QUE ELLOS DISEÑAN LA DOCENCIA, EL 50% DE LOS ALUMNOS NO SUPERAN LA ESO, UNO DE CADA 3 INDIVIDUOS DE 18 AÑOS NO POSEE LECTURA COMPRENSIVA Y LA UNIVERSIDAD ESTÁ VACÍA PUES CASI NADIE ESTÁ AHORA preparado PARA SUPERAR UNA CARRERA UNIVERSITARIA, ALGO QUE ANTES LA GENTE HACÍA CON NATURALIDAD. ANTES, SIN PSICOPEDAGOGOS NO EXISTÍAN ESTOS PROBLEMAS, TENIENDO LOS PROFESORES UNA FORMACIÓN MENOR, Y POR SUPUESTO NULA EN PEDAGOGÍA, NO HABÍA EL ACTUAL FRACASO ESCOLAR. ¿QUIÉN HIZO LA LOGSE? ¿NO TIENEN VERGÜENZA DE SU LABOR, TANTO PSICPEDAGOGO?

Puntos de vista y ... nada más dijo...

¿Cuántas cosas que contestar en un post que no contenía ni afirmaciones!

Veo que Vernok ha pensado que era una toma de postura frente a la nueva noticia del ordenador portátil para cada alumno de secundaria. No entro en el asunto y voy a una pregunta previa: ¿QUé es importante, el medio por el que trasmitimos los conocimientos y los valores o el contenido de los mismos? Como no soy fundamentalista, diré que el medio puede ser importante, pero es eso, el medio. Mi preocupación radica en que veo impactantes medidas sobre aspectos secundarios sin atacar al nudo gordiano.

Queridaanónima.

estoy de acuerdo en lo de leer. Pero creo que es injusto arremeter de forma generalizada contra los pedagogos. Te aseguro que los hay buenísimos, de los que enamoran a los alumnos, los implican, innovan, SE LO CURRAN (es la expresión que se usa). Y también hay quienes viven del cuento. Pero del cuento viven, y desde hace mucho, los de la vieja escuela, los que imparten los mismos apuntes amarillos que les dieron hace 20 años ó 40. Los que no saben ni comunicarse con los padres por internet. Yo manejo al máximo todas las posibilidades de aprendizaje que hay en las aulas y la tecnología nos abre mundos interesantísimos. Lo que no me parece correcto es QUE TODO TENGA QUE PASAR POR AHÍ.

Creo que la LOSGSE era interesante ideológicamente, partía de una magnífica concepción pero que nació con una grave deficiencia. Yo pongo el ejemplo siguiente. Imaginemos un coche utilitario, que nos lleva a todos los sitios pero que es incómodo, tiene sólo cuatro plazas, sin aire acondicionado, etc. Diseñamos un autobús cómodo, con muchas plazas y muchas cosas... pero con el mismo motor que el utilitario. CONSECUENCIAS: funcionaba mejor el utilitario (aunque sólo sirviera para llevar a 4 a todos los lados) que este autobús que no puede ir a casi ningún lado.

La LOGSE necesitaba de mucho dinero, algo que no su pudo hacer debido a la crisis económica del 92-95.

Luís. ¿Que te puedo decir!! Mira. El año pasado sólo tuve 15 días de vacaciones. Los otros 15 días, por mis circunstancias, los usé para ir a un curso de actualización didáctica (sobre Lusofonia) La organizadora me dijo que mi caso era increíble, alguien que usaba sus vacaciones para seguir formándose. Y es que eso no lo entiendo en nuestros compañeros profesores. Yo sólo sé que no sé nada y me veo rodeado de quienes, saben como yo o menos que yo, y creen saberlo todo.

Me hace gracia tu reflexión sobre las programaciones didácticas y unidades y tal. Ahora que estoy terminando un me doy cuenta de que son una chorrada inmensa, porque el día a día no tiene nada que ver con la cantidad de estupideces y de incompetencias básicas que nos haces escribir.

Yo creo que los Institutos están peor que las escuelas porque la formación en España de los maestros tiene más que ver con la pedagogía que con los contenidos. Los licenciados españoles tenemos un 97% de contenidos y un 3% de didáctica (CAP + alguna asignatura optativa). Y en un instituto necesitamos personas que sepan los conocimientos y que tengan mucha, mucha, mucha (+ 93%) de pedagogía.

Sorte com a Turquia e um abraço!

Anónimo dijo...

Muy buena y acertada tu descripción de la LOGSE, Figueiredo. Éste, como otros desaguisados socialistas, son producto de una iluminación sin contacto con la realidad económica y social. Ya sabemos que se hizo sin mala intención, pero ya que los resultados son tan pésimos, habrá que cambiar el camino, intentarlo de otra forma y no incidir en lo mismo, sólo digo eso.

Y digo también que cuando yo estudiaba en el instituto, mis profesores eran, en su mayoría, de los que vivían del cuento como dices, con sus apuntes amarillos de hace 20 años. Sus uñas estaban también amarillas del tabaco, sus ojos, amarillos, pues había una gran mayoría de alcohólicos cuyas clases brillaban a veces casi por su ausencia. Sus almas, en fin, amarillas de aburrimiento. Unos negados para la docencia (licenciados como bien dices que no esperaban acabar en un instituto), deprimidos y sin interés. ¿Y QUÉ? Yo me aburría en clase, pero fastidiaba lo preciso. Yo me cogía el libro de matemáticas y me lo explicaba yo a mí misma, yo me leía los libros y aprendía sola, porque sino aprobaba me suspendían, lógicamente, y si suspendía sabía que no iba a ninguna parte en un futuro (y además me castigaban en aquel presente), y a algún sitio sabía que quería ir. Sabía que yo no lo sabía todo y que tenía que aprender y sufrir. Ahora eso se niega, y es un tremendo error.

Entonces estudiábamos con profesores sin pedagogía ni vocación. A veces, por obligación, como muchas cosas en la vida. No todo es lúdico, no podemos esconder la realidad a los niños. En fin, no hay que demonizar a los pedagogos, ni a los profesores. El cambio fundamental es social, yo creo que hay que ir a la raiz, que son los padres y sobre todo, los medios. Los profesores están atados, obviamente pueden mejorar, y mucho, pero no servirá de nada si la base está podrida. El alumno debe aprender a valorar la educación que se le dá, y si no, retirársela. Es duro, pero si uno no valora lo que tiene, lo desprecia. Los niños no pueden tenerlo todo como ahora, porque nada buscarán. No pueden creer que lo saben todo, porque nada querrán aprender. El niño no puede tener la misma autoridad que el padre o profesor, porque no lo respetará. Se han invertido los roles. Acabo de ver un escalofriante documental en informe semanal sobre padres maltratados. Concluyen que no hay problemas neurológicos en el niño, como no lo hay muchas veces en el caso del fracaso escolar. Tenemos que asimilar que simple y llanamente muchas cosas las hacemos por necesidad, y si no hay necesidad no hay trabajo. Sería de tontos, y los niños no son tontos. Y que como todos los mamíferos funcionamos con estímulo-respuesta. Es así, dejémonos de iluminaciones y pongamos los pies en el suelo, es urgente. Iluminados métodos pedagógicos son fantásticos como complemento, para ilusionar, para motivar, para ayudar. Pero no pueden ser la base. Saludos de queridanónima.

@gus dijo...

Yo creo que, si la comparamos con la de antes, la enseñanza ha mejorado mucho: más contenidos, más alumnos, más medios. ¿Que ha bajado la calidad? Bueno, depende de cómo la midamos.

Antes el gran problema eran los excluídos de la escuela, mientras que ahora la cuestión se centra en los que están en la ecuela. Y ésto no es poca cosa. Supone un gran avance en el ideal democrático de universalizar la educación.

Parece inevitable que el nuevo modelo, que trata de integrar en vez de exluir, renueve contenidos y medios para adaptarlos a lo diverso. No todos quieren aprender lo mismo, ni pueden hacerlo de la misma manera.

Saludos.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Interesante aportación de agus. Yo siempre he dicho que si comparamos quienes acababan 2º de BUP y quienes acaban 4º de ESO, tendríamos que a los primeros nos hicieron aprender (y también memorizar para olvidar) más cosas que a los segundos. Pero es que claro. A 2º de BUP no llegaban miles de gentes (repetidores, muchísima gente en el medio rural, etc) y en 4º de ESO están todos. Yo siempre le planteo esto a quienes echan pestes de la LOGSE. Coge a 100 personas de 45 años (elegidas al azar) y 100 de 25. Ponles preguntas y problemas de todo tipo y asignatura, suma los resultados y divide entre el número de alumnos. Te aseguro que os de 25 sacan dos puntos de ventaja. Se nos olvidan que antiguamente se excluía a muchísima gente y que el logro de que todo el mundo aprenda se ha podido llevar por delante algo de los "muchísimo" que aprendían en colectivo de los que sí estudiábamos.

Además: hoy se saben cosas diferentes.

Dicho todo esto, uno no deja de preocuparse por cosas que se pueden mejorar y aseguro que hay muchísimas: Preparación del profesorado, actuación y compromiso de los padres, capacidaad de diálogo de la administración, ratios, lagunas de conocimiento (En España es horrible el aspecto de idiomas y música), etc

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola Javier:

Buen post y muy buenos comentarios de algunos de tus lectores, en especial el de Luis Leal Pinto. Falta didáctica, mucha didáctica. El problema es que los instructores de cuaderno amarillo no aprenderán pedagogía en el resto de vida laboral que les queda. Por eso sería bueno que la Consejería primara con mejores salarios, traslados y promociones internas a aquellos que si tienen destrezas en esta materia.

Por otra parte, gracias por la sugerencia que me haces en mi blog. Sobre todo en lo relativo a la brevedad. En el otro aspecto, el relativo a la crítica, nunca suele faltar de mis escritos por muy Odas que sean, es algo consustancial a mi naturaleza.

Además, para mi es un reto hacer entender a nuestros responsables políticos e institucionales las enormes potencialidades que encierra la crítica, su recepción. Mientras se pongan a la defensiva ante ella no sabrán apreciarla. Es por ello que entreno esa especie de crítica eufemística que ahora practico al objeto de adiestrarlos progresivamente en el hábito.

Recibe un abrazo de tu amigo Javier Caso Iglesias.

Anónimo dijo...

Con 15 años no te pueden imponer la educación. ¿Habrá un nombre peor puesto que E.S.OBLIGATORIA? ¿No tuvísteis 15 años, los habéis olvidado, o érais unos santos? Te rebelas, ante lo obligatorio, es natural. La educación la tienes que desear o necesitar tú mismo.¡Está costando dinero, trabajo y esfuerzo de mucha gente y el alumnado no lo sabe, creen que es una mierda que les ha tocado soportar! Tienen que cambiar ese concepto de valoración, de la educación, del profesorado y de la cultura en general.

Seguir cerrando los ojos no ayudará. La calidad de la educación, como dices, sube, y la calidad de los resultados obtenidos baja estrepitosamente. Pensar en otras formas de medir los resultados del alumnado para que parezcan mejores, fomentar profesores que aprueben porque sí, para evitarse problemas y ganar sobresueldos, y maquillar números no hará sino empeorar el problema.

NO TE PUEDES ADAPTAR A LA EXISTENCIA DE UN PROBLEMA COMO ALGO INEVITABLE (Y DESARROLLAR HABILIDADES PARA SOPORTARLO E IRLO SORTEANDO). TIENES QUE IR A SU BASE Y RESOLVERLO. Y OBVIAMENTE, EL PRIMER PASO ES RECONOCER QUE TIENES UN PROBLEMA.

Negar la realidad siempre la empeora, y reconocer el fracaso de un sistema (el fracaso de un concepto como algo realizable), es el primer paso para mejorarlo. De acuerdo, "renovar contenidos y medios para adaptarlos a lo diverso". Todo eso está muy bien, pero sólo son ayudas, y bonitas ideas y palabras. Y cuidado, que a veces, al no existir suficientes medios, adaptarse a lo diverso significa adaptar a todos los alumnos al nivel mas bajo de la clase, enseñar a la baja, aburrir a la mitad, desperdiciar talentos futuros que podrían ser qué sé yo, escritores, científicos o políticos que aporten el futuro necesario.

Algo tiene que cambiar, y es la base, el concepto de esfuerzo, el concepto de la voluntad que uno debe desarrollar para conseguir cualquier objetivo que te propongas en la vida, por pequeño que sea, hasta en lo personal.

Y restringir en las casas las horas de videojuegos, televisión, móviles, internet. Y desayunar, y no llegar a clase con un cigarro y un café hasta el mediodía, que no son adultos. Y dormir un número adecuado de horas. Y restingir el consumo exagerado y gratuito de todo tipo de productos de moda (y moderar el consumo de alcohol, una persona puede beber y fumar porros pero no en esa cantidad, y a esa edad, por favor). Sí, sí, restringir, no pasa nada por prohibir o moderar, es positivo, es la vida, yo misma he de restringirme internet porque sino estaría todo el día escribiendo aquí y allá sin sentido. Los alumnos, por ejemplo, se autorrestrigen la comida porque los medios les imponen esa dictadura. Y esa insana prohibición a nadie le parece mal, ni a ellos, porque ven el resultado del objetivo que les marcan, que es hoy el máximo: la estética. Saludos de queridanónima.

Anónimo dijo...

Por cierto, programas como supernanny o s.o.s. adolescentes son ilustrativos de los problemas habituales, y beneficiosos para el gran público. Enhorabuena de verdad a cuatro. Escuelas para desorientados padres, escuelas que hoy parece que no existen. Desde dentro, uno no ve lo que ocurre en su casa, desde fuera sí. Aparecen falta de valoración del adolescente problemático por parte de sus padres y al revés, falta de comunicación, gritos continuos de los padres hacia niños y adolescentes (y en consecuencia a la inversa), agresividad mutua, tiranía de adolescentes y de niños pequeños que rompen cosas, pegan patadas y lloran. Cientos de situaciones distintas y cómo ayudar. Observas qué fácil es ir maleducando a alguien día a día, minuto a minuto.

Observo que yo transmito la realidad que veo (realismo sucio parece), las quejas que todos mis conocidos, adolescentes, jóvenes, maduros y ancianos me transmiten, mientras que otros gustan de refugiarse en bonitos conceptos, métodos y palabras, y en un mundo que yo no sé dónde está, la verdad. No tengo más objetivo que expresar lo que he visto u oido con libertad, así que ahí lo dejo, por si a alguien le sirviera para pensar sobre métodos, ya que yo no soy pedagoga y no sé nada del asunto, sólo que algo grave no funciona. Hasta otra ocasión. Queridanónima.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Voy a hacerte caso y a restringirme internet, que no paro.

Yo sé que el asunto es difícil, sé cómo son los chicos y chicas de 15 años, pero creo que a un chaval de 15, 14, 13 años no le podemos hacer caso y dejarle de enseñar cosas cuando él o ella quiera. Así que tendremos que "estrujarnos" el cerebro para conseguir que quienes vayan a ser ciudadanos democráticos, quienes vayas a decidir con su voto quién nos gobierna, tengan una formación mínima, la quieran o no.

saludos

@gus dijo...

Querida Queridanónima, no dejes que la sucia realidad manche nuestras mejores ideas. Pensar de forma utópica no significa no hacer nada, sino dirigir nuestras acciones a fines elevados. Si nuestras ideas o conceptos no son alegres, ¿vamos a esperar que la realidad nos alegre la vida? En esta cuestión soy tan pesimista como tú.

Y como tú detesto la LOGSE, porque traiciona en casi todo sus propios principios, en los que sí creo. Pero no me parece que la solución sea la vuelta a sistemas más tradicionales. La enseñanza fue durante demasiado tiempo una institución represiva. El principio de autoridad, la mano dura, los castigos, etc., eran los métodos utilizados para administrar valores. Pero como institución, el enorme servicio que prestaba a la sociedad era velar por el mantenimiento de una gran masa de no-alfabetizados, de excluidos. Si en las cárceles, que curiosamente eran espacios muy parecidos a los colegios, las rejas impedían la salida, en éstos otras rejas iguales impedían la entrada.

En fin, que creo que en educación, como en todo lo demás, hay que mirar más al futuro que al pasado. Y los ordenadores forman parte de ese futuro. No como aparatitos tontos, por supuesto, sino como medios de comunicación muy eficaces.

Nada más. Perdón por mi discrepancia e insistencia. Saludos.

Anónimo dijo...

No te había leído @gus, gracias por la respuesta. Sólo comentarte que la gente que tenemos entre 30 y 40 tuvimos otra educación, y no recuerdo en colegios o institutos represión, ni castigos, ni rejas (yo creo que quizá tú hablas de una época anterior). Y no sé porcentajes, pero estudiaba muchísma gente, y el acceso a la universidad creo que era mas elevado que ahora. En fin, tampoco tengo datos, sólo quería comentarlo.

Ayer me comentaba un amigo, joven profesor de instituto (ha hecho proyectos docentes de informática para alumnos, es decir, que sé que empezó con ilusión), que no consigue que simplemente los alumnos dejen de comer, levantarse y hablar en clase. Y yo pensé ¿comer? ¿es una clase o una romería? También me dijo que las pantallas de los ordenadores las usan para esconderse detrás y hablar, y que muchas chicas no atienden y se pasan las horas mirándose en los espejitos que se traen y pintándose. Y dice que con él es con el profesor con el que mejor se portan. Y yo alucino bastante con estas cosas que me llegan, la verdad.

No quiero renunciar a utopías, como dices, pero sería bueno empezar a construirlas desde abajo, desde el suelo, no desde arriba, directamente, porque entonces no tienen base y el resultado no se parece en nada a la intención original. Y claro que me parecen bien los ordenadores (quizá en aulas de informática aparte, en su justa medida y sabiendo qe no son la panacea de nada), pero es como comprarte muchas lámparas para que de día las vean los vecinos y luego resulta que en realidad te han cortado la luz. Falta energía vital, motivación. A ver si se consigue de alguna forma que vuelva la la ilusión a esos docentes y a esos alumnos. Saludos de queridanónima.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Me alegra, queridaanónima, que no renuncies a las utopias, especialmente hoy, que me acabo de enterar de que eres más joven que yo. Así que necesitamos que la gente joven tenga mucho ánimo y mucha fuerza para que las utopías se hagan realidad o un objetivo alcanzable.

saludos