21 julio, 2008

Consumo iResponsable


El martes pasado, cuando vi que la chica que se sentó delante de mí en el tren llevaba un iPhone entre sus manos, me acordé de un vídeo que puede verse en internet, titulado The Story of the Stuff, en el que Annie Leonard explica en veinte minutos cómo funciona este procedimiento de locura colectiva llamada consumo. El sistema insostenible que hemos tomado por axioma se basa en la obligación de comprar de forma inconsciente incluso lo que no necesitamos y en programar todo para que al poco tiempo esté pasado de moda y tengamos que adquirir nuevos modelos. Nada se recicla y es fácil tener móviles y ordenadores que hemos dejado de usar cuando nos funcionaban perfectamente. Dicen que se llama obsolescencia programada y que nada de lo que nos rodea es fruto de la improvisación. La moda se sustenta sobre la estúpida dinámica de crear necesidad donde no la hay, dejando al descubierto y ridiculizando a quienes se salen del redil y deciden consumir racionalmente. El tinglado se ha montado de tal manera que no podemos dejar de pedalear por miedo a caernos hacia un lado, sin reparar en los abismos hacia los que nos encaminamos. Un diez por ciento de la población mundial ha decidido darse el banquete final, esquilmar y sobreexplotar todos los recursos del planeta, molestarse por la presencia de quienes vienen a pedir migajas y afrontar la palabra crisis con una visión pueblerina, como si lo que pasa fuera ajeno a lo que Annie Leonard explica en su vídeo. Mientras miraba de reojo el iPhone de la viajera del tren, me peguntaba cuándo tendrá el consumo responsable cobertura en todo el planeta.
Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 21 de julio de 2008.

10 comentarios:

Luís Leal Pinto dijo...

No quiero tener una visión demasiado negativa de la questión, pero ya hay casos de gente que muere por un móbil... los que mueren de hambre por explotación de la grandes corporaciones y, igual de malo, los que mueren porque tienen un móbil "X" o unas zapatillas "y" y son vitimas de atracos. Parece algo tonto pero conozco casos reales...
Un abrazo.

Juan Antonio Doncel Luengo dijo...

Ahora bien, en una sociedad de consumo, el consumo más irresponsable es el poco consumo. Quiero decir que interpreto tu comentario como crítica a la sociedad de consumo, no a unos consumos por innecesarios. ¿Es así o de otra manera?

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Estimado Juan Antonio:

No consumir es imposible o casi imposible (dejemos a un lado a los anacoretas), pero existe un exceso de consumo y hemos montado un sistema que para mantenerse en pie necesita de consumos alocados y derrochadores, que no nos llevan a ningún lado bueno. Sobre todo por lo que hace referencia a los recursos del planeta, que son finitos. El vídeo del que hablo lo explica mucho mejor que yo. Es una crítica a la sociedad que consume de forma derrochadora. Un ejemplo. Se me estropeó una impresora que me había costado 60 €. El arreglo, una pieza de nada y la mano de obra, eran 40€. ¿Qué hacemos? Pues por 20 euros tenemos una nueva, más moderna y un aparato más para la chatarra.

Todo se queda obsoleto de forma cruel.Esa es mi crítica! tal vez equivocada

Juan Antonio Doncel Luengo dijo...

Cómo no estar de acuerdo contigo, si haces un planteamiento ético, amigo. Pero lo que yo digo es que en nuestro orden de cosas, según tú mismo describes, o la espiral de consumo es irrefrenable o vienen el desempleo y los problemas financieros. Eso es pura ciencia económica. Por eso me parece irresponsable la llamada de la Iglesia a no consumir mucho en Navidad, cuando nuestra economía, hay estudios muy solventes que lo prueban, depende casi un 40% del consumo navideño.

Hitos dijo...

Pero la vida no es sólo economía y mercado. Hay mas cosas amigo Doncel y lo digo yo que tengo un cementerio de móviles en el cajón de la mesa de la tele (que no sé para que los guardo si nadie los quiere)

Juan Antonio Doncel Luengo dijo...

Leyéndote, Hitos, he recordado ese anuncio que dice que la vida no es sólo dinero, pero para las cosas que sí lo es, tarjeta MasterCard. Es estupenda esta comunidad de conversadores virtuales. Yo no quiero que descienda el consumo, porque no quiero que descienda el bienestar. Por supuesto, eso no implica que no esté de acuerdo con revisar el sistema para humanizarlo, y en sustituirlo por otro que produzca más bienestar con menor coste. Mientras eso ocurre, a comprar y vender mucho, porque de otro modo no resolveremos "la procura existencial".

Puntos de vista y ... nada más dijo...

ATENCIÓN, PREGUNTA:

¿Están indisolublemente ligados "consumo" y "bienestar"?

Juan Antonio Doncel Luengo dijo...

Respuesta a modo de mera opinión: en las sociedades de consumo, sí: están indisolublemente ligados consumo y bienestar. Sin consumo no hay bienestar y con consumo sí. Cuanto más consumo hay más bienestar y cuanto menos consumo menos bienestar. A todo incremento del consumo sucede prosperidad económica y a todo decremento de consumo sucede recesión económica.
Voy a añadir dos cosas: la primera, que yo llamo bienestar a sanidad, educación, seguridad social, seguridad pública y vivienda de calidad. Además, en mi opción política, le añadiría a todos esos bienes el adjetivo "público"; la segunda, que lo que no estoy seguro es de si este modelo social necesita esclavos en otras partes del mundo, y cuando digo esclavos es un resumen, es decir lo que sospecho es que nuestro bienestar precisa, para serlo, del malestar de otros. Si es así me parece inadmisible y necesitado de urgente revisión.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Sabía yo que no sería difícil estar de acuerdo.

Obviamente los recursos del planeta son los que hay, son finitos. Si los consumimos alocadamente acabaremos teniendo problemas graves. Por tanto, mi teoría es que debemos organizar la sociedad y la economía para "economizar", valga la redundancia, recursos.

Por otro lado, está claro que nuestro bienenstar del primer mundo se construye sobre el malestar de otros. Hay quien lo explica diciendo "el sistema es así". Pero yo creo, dejando al lado argumentos éticos que para mí son de primer orden, que el primer mundo debe modificar su modus operandi "en defensa propia", porque la burbuja del bienestar se pondrá en peligro cuando los más, los que sufren el malestar a causa de nuestro bienestar, se conciencien de ello.

Interesante debate. Gracias por vuestras intervenciones.

salud

Hitos dijo...

Lo mismo ando equivocada, pero es que ese bienestar hay veces que sólo beneficia a unos pocos, dependiendo de lo que quiera gastar el gobierno de turno en esas cosas de educación, salud... (las que decía el amigo Doncel) todo es política