14 agosto, 2008

14 de agosto

Tengo la mala costumbre de mirar en el calendario el día en el que vivo. Me sirve para ejercitar la memoria, intentar acordarme de quiénes cumplen años ese día o recordar algo que ocurriera en tal fecha. Cuando llega el 14 de agosto, no se puede evitar sentir un escalofrío por el día más triste de la historia de la ciudad en la que uno vive. Tanta ley de la Memoria Histórica para nada, para que nadie haya pedido perdón, para que sigamos sin saber dónde están los cuerpos de todos los asesinados, quiénes fueron los asesinos, qué hicieron después, cómo se lucraron, qué relevancia y gloria social gozaron durante décadas a costa de las lágrimas ahogadas de miles de personas que creyeron más en la libertad que en el fascismo. ¿Cuándo se abrirán los archivos para conocer a quienes, hasta bien entrados los años 70, eran confidentes de la Brigada Político Social? Como he dicho muchas veces, el fascismo no venció en una guerra de tres años sino que se instauró en las conciencias durante 39 años (y un poco más) de dictadura mental, social, educativa, política,...

Esa fue su verdadera victoria, la que todavía disfrutan.

No lo olvidemos.

7 comentarios:

Los viajes que no hice dijo...

Y por mucho tiempo, porque parece que hay cosas que mejor no meneallas.

Causa desazón. Causan desazón el silencio, el que ciertos políticos de cierta ala se lancen como perros para criticar la Memoria Histórica (que la memoria, digo yo, es un acto íntimo y para cada uno la suya), el que en los planes de estudio "no dé tiempo" a hablar de la guerra civil y el que de aquellos polvos vengan estos lodos sin que nadie se preocupe por limpiar bien la casa...

Alicia Vernok dijo...

Venga ya!!!

Lo único importante que ha pasado estos días en Badahó ha sido que al teniente de alcalde le han mangao el amoto!!!

(y ha mandao a recuperarlo a Estarqui y Jach)

Efemérides, memoria,... estos rojos!

:P :P

Sara dijo...

Javier,
mi bisabuela murió a unos días de cumplir los 103 años, en 2001. Hablé mucho con ella, me gustaba escucharla, era una mujer con muchísimo carácter. Aún así no la conocí tanto como mi madre y ella siempre dice que se notaba que había vivido durante la República, que era mucho más rebelde, mucho más inconformista, más feminista y más valiente de lo que es mi abuela, a pesar de confesarse roja (niña en la guerra civil).
Moraleja: de aquellos polvos, estos lodos...
Besos,
S.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Los viajes que no hice.

Yo creo que es necesario que se conozca la historia. EN caso contrario, un día vuelven los fascistas, como en Italia, y ya nadie piensa que Mussolinni fuera tan malo.

Hasta que no nos convenzamos de que el franquismo fue un régimen criminal, como hoy pensamos todos del nazismo, por ejemplo, no podremos avanzar. Y nos queda mucho.

Vernok, la amoto del concejal es una historia de Mortadelo Y Filemón.

Sara, acabo de leer tu comentario mientras hacía un inciso en una de mis lecturas de este verano. Y tengo que decirte que tu relato me ha recordado El Corazón Helado, de Almudena Grandes, un libro maravilloso que recomiendo a todo el mundo.

A mi me gusta mucho una frase de Rosa Luxemburgo: "Quien no se mueve, no siente sus cadenas". Hay generaciones que no conocieron el soplo de libertad de la república, que vivieron sin libertades y no tuvieron ni posibilidad de añorarlas. En cambio, quien conoció lo que es la libertad ya no lo puede olvidar. Quienes vivieron la libertad se acaban por mover y, cuando hay cadenas, se sienten.

Gracias por escribir

Paco Centeno dijo...

Hoy estuve en el acto que se organiza todos los años en el cementerio viejo. Es importante construir pero con memoria, aprendiendo del pasado. Por eso tenemos que conocerlo en profundidad, para construir mejor.
Un saludo

Ruth dijo...

Hay que recordarla, compartirla y explicarla, pero no caer en extremismos, fanáticos sino recordar lo que la dictadura hizo y es capaz de hacer si se la deja. Porque siguen habiendo personas afines a tod aquello que hicieron de malo en aquellos años, parece mentira que aún conociendo lo ocurrido, haya personas que se sientan afines a esa imposición política, porque para mi no se la puede llamar ideología. Los seres humanos nacemos libres, dueños de nuestras vidas, debemos vivir segun unas normas de convivencia pero tenemos el libre prmiso de ser sueños de nuestros actos, de nuestros pensamientos, nada ni nadie sólamente Dios puede.
Un abrazo a todos.

Hitos dijo...

Para mi es importante lo de recuperar la memoria por una razón muy simple justicia. Nos hartamos de decirle a nuestros hijos que todo acto tiene una consecuencia y por mucho que fuera en época de guerra no puede quedar impune asesinatos cometidos al amparo de una guerra, ni enterramientos clandestinos ni nada de esas cosas.

Como es habitual en mi, suelo ser muy discretita y sutil y cuando nos pedia una historia y una frase Guillermo en uno de sus post, conté la historia de los canjeos a ver si tocaba el tema de la memoria histórica en el discurso del día del Extremadura. Pero creo que me pasé de sutil.

Saludines desde Alcántara