04 agosto, 2008

Apadrinar


Nunca me gustaron las campañas para apadrinar niños: siempre pensé que la solidaridad había que ejercerla como un acto racional y no como una apelación al tejido sensible. Será por ese motivo que odio ver a pequeñas criaturas usadas como reclamo para pedir limosna y prefiero canalizar mi solidaridad haciéndome socio de Médicos sin fronteras e Intermón-Oxfam, de quienes sé que hacen las cosas bastante bien. Hace un par de años se supo del fraude que escondían algunas falsas organizaciones humanitarias, de esas que te mandaban una carta anual del niño apadrinado y una foto para que la pusieras en el salón. Ya me había olvidado de esto hasta que un concejal colgó en su blog una parodia para apadrinar niños extremeños que habían elaborado unos tipos de poco talento. Lo fácil sería ensañarse desde aquí con quien ha cometido una tontería con ramificaciones preocupantes, pero en un mundo en el que cuesta pedir perdón hay que aceptar las disculpas, porque otros todavía no lo han hecho por meteduras de pata más graves. Eso no quita para que no reflexionemos sobre ese trasfondo triste de ver a alguien de izquierdas bromeando con la solidaridad y la desigualdad. Los apadrinamientos son una forma de caridad y ésta es siempre conservadora, porque intenta paliar los efectos nocivos de las desigualdades manteniendo el sistema que las provoca. Por eso resulta grotesco criticar un sistema de financiación autonómica -que quizá pueda mejorarse- de forma tan patética, porque quien pretende ser de izquierdas no apuesta nunca por la limosna sino por la justicia y antepone siempre el género humano a cualquier patria.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 4 de agosto de 2008.

10 comentarios:

Juan Antonio Doncel Luengo dijo...

Comparto plenamente tu análisis en lo que hace referencia al contenido de la solidaridad: si no se la entiende como derecho, es decir como consecuencia de la organización racional de la sociedad, entonces su endeblez es tan obvia que produce, entre otros, los efectos que describes en este artículo. Aplaudo tu mensaje público. Ánimo.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Gracias por el comentario. No estaba muy seguro de que esta columna pudiera ser bien entendida, en los tiempos que corren. ASí que agradezco, hoy más que nunca, tu comentario, porque lo que me temía era una avalancha de reproches.

SAlud y mil gracias

Hitos dijo...

Te explicas siempre con frescura y con gran exactitud. Dices lo que muchos pensamos pero no alcanzamos a plasmar. Además eres capaz de aportar un punto de vista diferente y tranquilo cuando todo está revuelto. Y sobre todo me aportas cultura a la que yo no llegaría sola.

Gracias por tus artículos

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Gracias. Me alegro que me lo digas en un momento como este, porque no te puedes imaginar la de gente que piensa absolutamente lo contrario, que me explico fatal y que los puntos de vista diferentes no van a ningún lado cuando lo que prima es el acedemicismo rancio, obsoleto y aburrido. Así es la vida.

Mil gracias

UnaExcusa dijo...

Yo siempre me pregunté por qué se lincha a este señor (al Suñé) y no a quien inventó la campaña, que no sabemos quién es, pero que no fue él.

Y por la misma razón yo me inscribí en la Fundación Vicente Ferrer, Amnistía Internacional y Greenpeace...

@us dijo...

Ánimo, Fungairedo, no hagas caso de las críticas tontas o malintencionadas. Muy bueno tu artículo, como siempre.

Saludos.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Bienvenidas sean las críticas, sobre todo cuando son detalladas y explican el motivo de la crítica. Cuando son descalificaciones generales... entonces no son críticas, son descalificaciones.

Gracias. Me alegra saber que hay gente que lee lo que escribo y que incluso le gusta (además de familias y amigos que, como aplaudirían todo, no acabo de tenerlos en cuenta).

En mis clases, al acabar el curso, obligo a que todo el mundo escriba una cosa del curso (o de las clases ) que no le haya gustado y que su pueda mejorar. Es más, les explico que si no ponen nada en ese apartado no los examino. Es la única manera de saber si vamos por buen camino. EN ocasiones nadie se atreve a criticarnos nada y creemos que vamos bien... y estamos muy equivocados.

EL año pasado me pasó que una cuanta gente de un grupo odiaba que le diera a mis clases un tono desenfadado y poco academicista (Me enteré el último día). Por suerte, en otro grupo me dijeron que era precisamente eso lo que más les gustaba. Así que, cuando no va a haber unanimidad, sé tú mismo - me dije.

Mil gracias @us y encantado de conocerte

Paco Centeno dijo...

Comparto tu opinión. Además es realmente pobre ver que alguien que se define de izquierdas frivolice con la solidaridad y la igualdad de oportunidades. En esta línea de pensamiento me pregunto si es compatible definirse de izquierdas y nacionalista-independentista.
Un saludo

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Amigo Paco: ni nacionalista independentista, ni nacionalista simple. Lo digo porque ese defecto de anteponer el terruño a la humanidad se puede dar en pequeños países, regiones, pueblinos o inmensos continentes. En ese sentido también hay que ser crítico con quienes aparentan ser de izquierdas pero mantienen un discurso nacionalista español o europeo. En el mundo globalizado, donde creo que siguen existiendo ideologías y cada vez son más importantes, ser de izquierdas significa no creer en las fronteras y tener una visión amplia. La raza humana viaja en un barco en medio del mar y, en caso de catástrofe, tal vez no haya botes suficientes para los más poderosos, como ocurrió en el Titanic. Por eso hay que pensar globalmente cada vez que actuamos localmente

Otra cosa es la cultura.

Una de las riquezas de la humanidad es la diversidad cultural, es lo que nos diferencia de los animales. Las golondrinas viven igual en Marruecos que en Francia o que en ALemania. Preservar esa riqueza es un compromiso de todos, y no sólo con nuestra propia cultura sino también las de los demás.

Gracias por los comentarios y un saludo

Ruth dijo...

Gracias Javier por esta entrada, hacia días que por diferentes motivos laborales y familiares no disponía de tiempo, la verdad es que el apadrinamiento es un tipo de ayuda muy pountual, utilizada por algunos colectivos, la ayuda debe ser integral, global para todos los niños que lo necesitan, demasiado tienen ya como para encima mostrarles la discriminación a unos si y a otros no, todos y todas iguales, así lo he hecho yo siempre y funciona.
Un saludo y gracias por relatar la realidad.