26 octubre, 2008

La ironía en la expresión escrita


No sé dónde se patentan las cosas, pero cada vez me hace más  falta un invento muy sencillo: una especie de tipo de letra que podríamos llamar anticursiva. Con ella podríamos aplicar un tono irónico a lo que estamos escribiendo. 


El tono irónico es una fuente inagotable de humor y de expresión. La voz y los gestos nos permiten llenar de ironía nuestras expresiones. Cuando alguien te entrega un trabajo que es un churro puedes decirle: "Esto está precioso, te ha quedado como nunca, creo que se lo voy a enseñar a todos para que aprendan".

Podemos poner la ironía con una cantinela diferente, con las cejas, moviendo las manos como el niño nervioso,... pero es muy difícil que ese matiz se marque en un blog,  en una carta o en cualquier escrito. 

Ya que no sé dónde se patentan cosas, que quede patente (valga la redundancia) que a fecha de hoy ya me rondaba la cabeza esta estupidez de las anticursivas.

P.S. ¡Qué poco duran mis esperanzas de hacerme rico!

 Acabo de leer en la wikipedia lo siguiente
  • En el lenguaje escrito, la intención irónica puede explicitarse con un signo de exclamación encerrado entre paréntesis, mediante comillas, con un emoticono, etc.; aunque también existe un signo de ironía propiamente dicho ), propuesto en el s. XIX por el poeta francés Alcanter de Brahms, que sin embargo no logró extender su uso, hasta el advenimiento de internet, cuando se lo comienza a usar en chats y mensajeros instantaneos.
Siempre llego tarde. Aunque lo que yo pretendía es que pudiéramos plasmar la ironía de párrafos enteros o intervenciones en general. Otra vez será. Ironías de la vida

No hay comentarios: