17 noviembre, 2008

Decíamos ayer

Las empresas que tienen entre sus trabajadores a un comercial eficaz, los equipos de fútbol que cuentan con un certero goleador y las compañías de teatro con actrices magistrales, hacen cuanto pueden para que quienes realizan su labor de forma brillante permanezcan el mayor tiempo posible en sus cometidos. La educación no debe de ser uno de esos campos. La semana pasado supimos que Luis García Montero, uno de los mejores poetas vivos de la lengua castellana, abandona su puesto docente en la Universidad de Granada, harto de tener que bregar con las estúpidas intrigas palaciegas de los departamentos y de tener que ser colega, en el sentido literal del término, de gente poco presentable. No debiera preocuparnos que Luis se pida una excedencia de cinco años, puesto que ganaremos un poeta a tiempo completo, sino que la Universidad y otras instituciones educativas puedan prescindir de alguien como él. Es el mundo educativo un lugar lleno de paradojas, donde todos podemos saber quién es el profesor interesante, preparado y ameno, que tiene que luchar contra los elementos, y quién es el plasta, rancio y anodino, que sale de rositas sin que nadie se atreva a decir en voz alta lo evidente. Las calles de Portugal están llenas de profesores manifestándose porque no quieren ser evaluados y en España son los estudiantes quienes arremeten contra una bella ciudad italiana. Los cimientos de la educación siguen sufriendo como siempre, porque es muy difícil innovar algo en un campo en el que lo fácil es subsistir con papeles amarillos, parafraseando eternamente a Fray Luis de León con aquello de “como decíamos ayer”.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 17 de noviembre de 2008.

6 comentarios:

Fernando dijo...

¿Has escuchado el último disco de Kepa Junquera? ¿Qué te ha parecido?

Puntos de vista...y nada más dijo...

He oído hablar de él y me gustaría escucharlo porque em encanta Kepa. Sé que ha puesto a cantar en euskera a medio mundo. En principio me parece, sólo por eso, interesantísimo. Voy a comprármelo.

Fernando dijo...

Te lo recomiendo. Por supuesto sabiendo que te gusta esa línea. En el Corte Inglés lo tuve que encargar, porque en principio no lo traían. Si quieres te lo paso en mp3.

aus dijo...

Sintonizo con tu visión desencantada de nuestro sistema educativo. El panorama puede ser desolador a poco que nos fijemos bien, al menos en la enseñanza media, que es la que conozco. Sin embargo, no se sabe cómo, a veces las cosas funcionan y se produce el milagro de la renovación cultural (no sé si con la ayuda o a pesar de la administración y sus administrados). No perdamos, pues, toda la esperanza.
En lo que disiento es en la apreciación del caso García Motero-Fortes. Que García M. abandone voluntariamente la Universidad me parece un desplante que no viene a cuento. La Universidad de Granada no puede ir en contra de una sentencia judicial como la que parece ser que ha suscitado la dimisión de este profesor (que ni siquiera es una dimisión, sino una excedencia). La Universidad de Granada debe mantenerse al margen, como es lógico, porque la polémica entre estos dos profesores es un asunto personal entre ambos por decisión de García Montero, como ha expresado un juez con claridad. Bochornoso es que se ponga verde (que te quiero verde) a García Lorca, como hizo Fortes; es como insultar a un poema, a un dibujo o a una idea literaria. No obstante, éste intentó al menos argumentar sus descalificaciones (políticas) sobre el poeta del 27. Más bochornoso es por tanto que GM haya utilizado un medio público, El País, para ofender a su vez al compañero díscolo.
Todo el asunto huele a ñoño, a juego pueril con codazos y patadas en la espinilla. Recuerda a las rabietas de los niños de colegio: ahora voy y se lo cuento a mi papá (Polanco hijo) que te va a dar una que te vas a enterar...
Lamentable. Carecería de importancia si no fuera sintomático de ese rescoldo de cainismo patrio que aún se manifiesta en nuestra sociedad: incluso en el seno mismo de la izquierda intelectual.
Salud.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Fernando, ya me lo he comprado con el librito, que es una preciosidad. Y escucho Maitia Nun zira, que ya cantó Dulce Pontes en Bilbo 00:00, y ahora canta una tal Ginesa Ortega y lo hace más lindo todavía.

Gracias de todos modos

Puntos de vista y ... nada más dijo...

aus. No entro en el asunto, en el meollo de la bronca de Fortes con Montero. Mi reflexión es sobre esa sensación de que a la administración pública le importa tres pimientos si una mente privilegiada deja de trabajar para ellos. Sobre el cainismo de la izquierda te puedo dar la razón. Sobre el llamado "imperio Polanco", al que sigo porque no me queda casi más remedio, me gustaría poner un post pronto. He empezado a escuchar un programa global para latinoamérica (viernes 21 horas) y quiesiera escucharlo más veces antes de lanzar una opinión.

SAludos y gracias por tu opinión