16 marzo, 2009

Siempre ha sido así


Una de las frases que más nos duele a los que todavía creemos en la posibilidad de cambiar el mundo es aquella de “esto siempre ha sido así”. Allá donde vayas hay leyes no escritas o normas heredadas que nadie se atreve a poner en tela de juicio. Un ejemplo de esto es la costumbre existente en muchos centros educativos y que otorga, en función de la antigüedad, ciertos privilegios a la hora de elegir los grupos y niveles a los que impartir clase. Eso produce como consecuencia que, en más de una ocasión, los más veteranos y curtidos se queden con los grupos más fáciles y dejen para el interino recién llegado y sin experiencia las clases más complicadas y conflictivas. Para que se entienda, es como si el médico más experimentado eligiera atender a los pacientes que vienen con jaquecas y dejaran los trasplantes múltiples para los que acaban de aprobar el MIR. Unos amigos están intentando abrir diferentes foros de reflexión en el mundo educativo desde un blog llamado afilalápiz. Afirman que venimos de una cultura escolar en la que el docente ha sido el principal protagonista de la acción educativa. Si no tenemos claro que nuestra sanidad está para atender a los pacientes y que nuestra educación está para formar al alumnado, podremos caer en la tentación de autoproclamarnos como piedras angulares del sistema. Miramos con lupa todas las normas que están en los boletines oficiales y pasamos por alto las que la fuerza de la costumbre ha convertido en ley sin reparar en que pueden ser injustas o irracionales. Quizá ha llegado el momento de decir que las cosas no siempre tienen que ser así.


La viñeta es de Forges, que algún día pasará a formar parte de la Historia del Pensamiento de este país.

7 comentarios:

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Javier:

Muy buena comparación haces con los médicos. Así le va al sistema educativo. Esperemos que estas evidencias sean tenidas en cuenta, algún día, por las autoridades educativas. El problema es que nos digan "es que esto siempre ha sido así".

Recibe un muy fuerte abrazote amigo.

Julio dijo...

No sé cómo he llegado a tu blog pero me he quedado al leer el título. Hace unos días escribí en el mío sobre el "siempre se ha hecho así" ilustrándolo con el experimento del mono que intentó alcanzar la banana. Tú lo has hecho con un chiste de Forges, tampoco está nada mal.
La dichosa inercia de las costumbres

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Gracias por tu comentario. NO conocía tu blog, pero le he estado echando un vistazo. Interesante.

Salondesol dijo...

sí nos va... con el "esto siempre ha sido así" en cuanto te sales del redil y luchas contra esa fuerza de la costumbre te tachan de de todo. Es más cómodo seguir en esa libertad esclava.

Un saludo.

Antonio dijo...

Javier, gracias por tus palabras. Con el blog simplemente queremos hacer un ejercicio de autocrítica, que con la que está cayendo, no es poco, ni fácil. Esperemos que no caigamos en la necia costumbre de mirarnos el ombligo en nuestra torre de marfil algo ampliada a pocos amigos con los que solemos estar de acuerdo. Yo me suelo asomar a tu blog. Ya sabes, lo importante no es explicarse las cosas..., sino transformarlas, y ahí es nada...
Saludos

Anónimo dijo...

Qué curioso, estoy ahora mismo en un hueco entre evaluaciones y todo sigue centrado o en la burocracia, las medidas acéfalas de ministerios, o en la figura del profesor, tal y cual lo que expones en tu texto.
Las evaluaciones se hacen en función de quien viaja, a un ritmo alucinante, sin debatir temas que son del interés de todos (lo que quita seriedad al asunto), como también se hacen con dos semanas de antelación, quedando dos semanas del segundo trimestre en un vacío didáctico, desde mi punto de vista, inoportuno y que no beneficia a nadie. Entiendo que es importante para algunos niveles de enseñanza, principalmente en 2º bachillerato, pero como explicar a un muchacho de 1º de la ESO que todavía tiene dos semanas de evaluación ya para el tercer trimestre, Quizás fuese más importante adaptarnos al calendario, algo que es sólo un año, que al revés.
En fin, pequeños detalles que hacen mucha diferencia a la hora de mantener un cierto ambiente de trabajo académico en nuestros institutos, algo que en los días de hoy tiene más condicionantes que antes…
Un abrazo.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.