29 abril, 2009

Javier Ortiz


No era el mejor desde el punto de vista literario, pero sabía usar su ironía y su capacidad de ver un punto de vista diferente en cada una de sus columnas. Ha muerto
un columnista de referencia. Al menos para mí. Merece la pena releerlo.

1 comentario:

Alicia Vernok dijo...

También para mí.

Se le va a echar de menos.