25 mayo, 2009

Alta definición

Parece ser que es una gozada eso de la alta definición. Los objetos se ven a las mil maravillas, todo limpio, con detalle, con unos colores vivos que hacen que las cosas sean incluso más bonitas que en la realidad. Así que la técnica ha llevado a los salones de las casas una ventana impoluta por la que se puede ver ralentizado el salto de un jugador de baloncesto, un lance con la muleta mientras al toro le chorrea sangre por la herida o una mirada lacrimosa que parece que va a mojar nuestra alfombra. Pero no hay virtud sin defecto: la alta definición tiene un retardo de unos cinco o seis segundos. Así que cuando la radio ya ha cantado el gol se puede observar – eso sí, con muchísima nitidez – que Xavi Hernández todavía no ha terminado de colocar el balón en el corner, que Leo Messi aún no se ha acercado a recibir en corto, y ha de pasar algún segundo más hasta que Eto’o remate. No sólo la naturaleza sirve para sacar consejos sabios para la vida sino que las modernas tecnologías nos aportan también sus moralejas: si queremos verlo todo muy clarito tendremos que dejar pasar un tiempo. La primera imagen, la más analógica e inmediata, no siempre es la mejor.

Lo urgente debe hacerse sin demoras pero lo importante no puede ser fruto de la improvisación. Antes de comprar los ordenadores portátiles para cada alumno de quinto de primaria, convendría evaluar qué se ha hecho aquí y en otros lugares, cómo se ha llevado a cabo y qué resultados objetivos se han obtenido. Y no me vale que la evaluación la hagan los propios implicados. Aunque se tarde un poco más, pero que se vea todo claro. Por favor.

12 comentarios:

Luís Leal Pinto dijo...

Curiosa a imagem do "Magalhães", a arma política em Portugal do PS que infelizmente é mais propaganda que realidade... Ensinar não é sinónimo exclusivo de novas tecnologias, podem ser excelentes oportunidades pedagógicas, mas desde a antiguidade que basta um par de coisas para podermos ter métodos didácticos básicos mas eficazes. Que tenhamos boas salas de informática, mas que não excluamos todos os outros métodos que podem ser úteis e que, por ter as mesas aparafusadas ao chão, não podemos fazer...
Aquele abraço (hoje em português!)
:-)

Anónimo dijo...

Hola Figueiredo, soy queridanónima.

Ante tanto profesor quemado al que le da igual lo que venga, sirva o no sirva, me emociona que exista alguien honrado y coherente que pida con valor y aún con ilusión, que antes de implementar reformas precipitadamente, se estudie el tema y se analicen los resultados de casos anteriores. Sobre este tema que planteas, te recomiendo de verdad, por si no lo hubieras visto, un artículo de una autora sueca que leí recientemente: “La influencia de la nueva pedagogía en la educación: el ejemplo de Suecia” por Inger Enkvíst. Está publicado en PAPELES DE ECONOMÍA ESPAÑOLA, La educación en España; (2009), nº 119, y lo encuentras
en muchas páginas web, por ejemplo aquí:

http://www.aspepc.es/Articulo1352.pdf

Me ha impactado enormemente, es lo mas esclarecedor que he leído nunca sobre educación, pedagogía y ordenadores en relación a las nuevas reformas. En él se describe cómo en Suecia se implantó en 1969 una reforma prácticamente idéntica a la que aquí se ha hizo con la LOGSE, y cómo provocó un gran descenso en el nivel de de los alumnos, un deterioro de la convivencia en el aula y lo que es mas importante, en la adaptación social de las personas.

Es esclarecedor el experimento educativo Färila, en el que alumnos y profesores disponían todos de portátiles, y cómo los resultados fueron desastrosos. Concluyen que los conocimientos adquiridos fueron bajos e inconexos, y que los alumnos dejaron en gran parte de pensar por sí mismos. ES EMOCIONANTE el proyecto Rinkbey, en el que 2 esforzadas profesoras (utilizando la lectura desde muy pequeños, los cuentos, y las visitas escolares en grupo), con una clase de 24 niños refugiados de 12 nacionalidades diferentes, consiguieron éxito escolar y un desarrollo psicosocial excelente.

El artículo impresiona, pues es largo y detallado, y va describiendo el impacto social de la reforma y uno va detectando paso a paso qué está ocurriendo aquí y por qué. Impresiona mas al saber que la sociedad española no está educada como la sueca, lo que implica que el impacto es y será aún mucho mayor. Hay que leer el artículo sin prejuicios ideológicos, ni de izquierdas, ni de derechas, sólo considerando el resultado social de la educación, y de cómo el sistema consigue en cierto modo incidir en lo que separa a las personas mas que en lo que las une, fomenta agresividad en el aula y elimina la ilusión por aprender y la responsabilidad personal.

Anónimo dijo...

Sigue aquí queridanónima. Creo que aún estamos a tiempo de reformar este sistema educativo que está dando resultados negativos, no sólo en lo que respecta a la lectura y la escritura, sin las cuales no hay conocimiento posible, sino a la adquisición de valores como respeto a la cultura, respeto a los compañeros diferentes, respeto al profesor. Parece que crece la idea en los alumnos de que “hay que ir arrasando”, el instituto empieza poco a poco a ser una selva para los débiles y diferentes, y cada vez se respeta mas al fuerte, al pícaro, al que agrede, al espabilado, al que copia, al que estafa.

El alumno cree que sólo importa dominar al grupo e integrarse, lo que anula las personalidades diferentes. Aún mas, se le hace creer que sus opiniones, aún sin conocimientos previos y a veces llenas de prejuicios, son completamente válidas, con lo que carece de humildad (valor hoy despreciable) y afán de saber, se muestra convencido de que ya sabe todo lo que necesita en la vida y no necesita nada mas (explica el artículo que se ha convertido en egoísta cognitivo, lo que lo convierte en egoísta social y psicológico), lo que le lleva a despreciar la sociedad representada por maestros y padres.

El grupo no valora ni al alumno que trabaja ni al que es buena persona. Se ha perdido el concepto de responsabilidad de los propios actos y su consecuencia sobre los demás. La empatía empieza a brillar por su ausencia.

Añadamos ahora factores sociales como el tan extendido, español y falso “disfruta hoy que mañana igual estás estar muerto”, donde ellos asocian disfrutar con salir tarde muy a diario y tomar alcohol de jueves a domingo sin medida hasta perder el conocimiento (en vez de unas pocas copas como toda la vida), y destrozaremos no sólo neuronas, sino hígados. En algunos sectores, los porros, que fumados ocasionalmente no hacen daño a nadie, anulan también mentalmente cuando se consumen sin medida y siendo tan pequeños (cuando no hablamos de pastillas). Por último, es también terrible el hecho de dormir muy poco, quedarse por las noches con el ordenador jugando on-line o charlando con el tuenti o el messenger, así como estar todo el día comunicándose y fotografiándose con el móvil, obsesionados muchos con su imagen física.

ALGO NO FUNCIONA Y AÚN ESTAMOS A TIEMPO DE CAMBIARLO DESDE LA RAIZ. OJALÁ HAYA VOLUNTAD POLÍTICA Y EL GRITO DE AUXILIO DE TANTOS PROFESORES PUEDA AMPLIFICARLO LA GENTE COMO TÚ, A LA QUE DE VERDAD CREO QUE LE PREOCUPA EL BIENESTAR SOCIAL. En caso de que no se haga nada, creo que se perderá una generación completa, incapaz de escribir su propio futuro. Si se deja más tiempo será tarde, es una irresponsabilidad grave cerrar los ojos ante la realidad.

Gracias por pensar, Figueiredo.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Hola queridaanónima,

Me estoy imprimiendo el artículo para leerlo y ya comentaré. Más que pensar, lo que he hecho es plantear una duda, para que no demos por sentado y como verdad absoluta lo que no lo es. Yo soy de los que piensan que las nuevas tecnologías son importantes, muy importantes. Y que son una herramienta con la que puedo llegar más fácilmente a la gente de una edad diferente a la nuestra.

Pero ya anuncio que no soy catastrofista, que conozco a personas que se acaban de licenciar, que han ido a escuelas públicas y que tienen una cultura y una preparación que ya me hubiera gustado a mí.

De hecho creo que NO ES VERDAD mucho de lo que se dice
http://www.redires.net/


Mil gracias

P.S.

He dejado la enseñanza

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Hola queridaanónima,

Me estoy imprimiendo el artículo para leerlo y ya comentaré. Más que pensar, lo que he hecho es plantear una duda, para que no demos por sentado y como verdad absoluta lo que no lo es. Yo soy de los que piensan que las nuevas tecnologías son importantes, muy importantes. Y que son una herramienta con la que puedo llegar más fácilmente a la gente de una edad diferente a la nuestra.

Pero ya anuncio que no soy catastrofista, que conozco a personas que se acaban de licenciar, que han ido a escuelas públicas y que tienen una cultura y una preparación que ya me hubiera gustado a mí.

De hecho creo que NO ES VERDAD mucho de lo que se dice
http://www.redires.net/


Mil gracias

P.S.

He dejado la enseñanza

Anónimo dijo...

Figueiredo, auque hayas dejado la enseñanza, yo creo es un tema que siempre te seguirá importando.

En mi opinión, los ordenadores en la escuela deben usarse hoy necesariamente, pero como motivación, como apoyo, como ilustración, NUNCA COMO LA BASE de la docencia, y siempre en laboratorios cuidados y mantenidos, para que estén actualizados y el alumno los use para aquello a lo que se destinaron, que es una tarea específica diseñada.

LO IMPORTANTE ES QUE EL ALUMNO TENGA UNA LECTURA COMPRENSIVA AVANZADA Y TENGA UNA MÍNIMA BASE EN MATEMÁTICAS. Si el alumno no sabe leer correctamente, ¿qué demonios hace buscando en internet una información que no comprende? Es de cajón. Y se le debe dar una mínima estructura mental para que pueda aprender a pensar.

Tú, yo y muchos mas, no hemos usado ordenadores hasta pasados los 20 o 25 años, y nuestro cerebro se estructuró perfectamente para adquirir posteriormente todos los conocimientos necesarios, y hoy usamos ordenadores con continuidad y sin problemas.

Ellos ya tienen educación visual y tecnológica abundante, y un pensamiento muy errático. Es necesario centrar su atención y que realicen tareas de pensamiento y concentración.

Finlandia no aplicó esta misma reforma que aplicaron Suecia y España y sus resultados son muy muy superiores. Ése es el modelo. El nivel de la escuela española de hace unos 25 años era muy similar al europeo. Empezó la pedagogía experimental, sin tener en cuenta las capacidades reales del alumno y los resultados han empezado a ser opuestos a los que se preveía. Según estudios, el 20% de los alumnos escolarizados acaba Secundaria sin lectura comprensiva. Esa lectura, hace 15, 20, 30 años, los niños ya la teníamos con 7 años. Esas generaciones no supieron de Franco ni sufrieron ningún abuso ni trauma en el colegio, no mezclemos temas. Suspender, tener competitividad y memorizar nos preparó para la vida.

Mucho había mejorable, muchísimo, pero no se puede actuar por acción-reacción, eliminando todo lo anterior porque nuestras ideas son distintas y superiores a las de otras generaciones. Eso es una arrogancia, siempre lo serán sólo en parte, y llevarán a otro fracaso.

TE ASEGURO QUE CONOZCO A MUCHOS PROFESORES DE INSTITUTO Y ALUMNOS, Y NO ES UNA DISTORSIÓN DE LA REALIDAD, como dice el artículo al que me remites. Lo terrible es que ayer me contaba un amigo de instituto, muy avergonzado por lo que le contaban los alumnos, que ya habían empezado a llegar maestros que escribían en la pizarra con faltas de ortografía. ES BRUTAL. CERRAR LOS OJOS ES MUY TEMERARIO.

No sacrifiquemos a los alumnos por las ideas sociales de los que efectúan reformas, démosles lo que sea mejor para ellos. Es cuestión de generosidad, te lo aseguro, y de no cerrarse ante nuevas ideas, que en parte pueden estar basadas en modelos que ya funcionaron en su día. CREO QUE ALGÚN DÍA, ALGUNOS, YA ANCIANOS, SE ARREPENTIRÁN DE LO QUE PREDICARON HOY. Sólo pido que se de lo que el alumno necesita, no lo que nuestras ideas dicten.
Saludos.

Anónimo dijo...

Ah, que este último comentario también era yo, queridanónima. Saludos.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Gracias por tus comentarios. Yo, a lo mejor me equivoco, pero creo que de la vieja escuela no se puede salvar casi nada, por no decir nada. COnstruir la nueva escuela teniendo como pilares la tecnología sería un error. Confío en que se haya aprendido de los errores -muy recientes - que se han cometido. Enseñar y aprender es algo más (mucho más) que un teclado, una pantalla y un ratón.

Anónimo dijo...

No he leido todos los comentarios por su extensiòn, pero me ha impresionado su frase: "DE LA VIEJA ESCUELA NO SE PUEDE SALVAR NADA". Se desprecia usted a si mismo? Nos desprecia usted a todos los que allì fuimos formados? Muchos estamos orgullosos de aquella formaciòn y hemos construido una vida y un trabajo feliz y con criterio a travès de esas bases.

Es un comportamiento sectario, radical y no inteligente destruir todo lo anterior para construir algo nuevo. Siempre lleva a un nuevo fracaso. No se pueden basar las nuevas reformas en el odio hacia el pasado. Se debe ser imparcial con lo bueno y lo malo de cada sistema educativo.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Con vieja ecuela no me refiero a una cuestión temporal. Sócrates o Giner de los Ríos abogaron por una nueva escuela, o Rosa Sensat. Mientras que cada día veo a gente muy joven con métodos de vieja escuela. Yo tuve hace 30 años algún profesor de nueva escuela y mis hijos tienen algunos de la más rancia. Vieja escuela es el autoritarismo, la letra con sangre entra, la competividad, la memorística, el elitismo, el sálvese quien pueda y un largo etc. que conocen muy bien en los movimientos de renovación pedagógica.

A eso, y no a otra cosa, me refería cuando afirmé que de la vieja escuela no se puede salvar nada. Vieja escuela es un término que no tiene nada que ver con el tiempo.

Espero haber aclarado algo y gracias por el comentario

Anónimo dijo...

No estoy del todo de aacuerdo con sus opiniones. En la escuela no debe haber autoritarismo, pero JAMÀS debe perderse la autoridad del profesor. La memoria es fundamental para la vida y el desarrollo del cerebro, sin olvidar por ello la capacidad de razonar. El esfuerzo, los fracasos, los suspensos, entrenan para la adaptarse a las frustraciones a las que nos someterà la vida, y fomentan el afàn de superaciòn personal.

En la competitividad tambièn deben entrenarnos desde la infancia, pues la vida es eso mismo. Conseguiremos un trabajo compitiendo con otros, superàndonos siempre, la vida es competitividad, hasta el deporte lo es. No se puede negar la competitividad de la existencia y del mundo actual, y es positivo entrenar al niño en ella. Sobre todo en la competitividad con uno mismo, el entrenamiento de la voluntad, la satisfacciòn que producen los conocimientos adquiridos, las materias que se dominan, y el trabajo bien hecho.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Gracias por discrepar. Yo no estoy de acuerdo con alguna de las suyas. Espero que algún día descubra la grandeza de la cooperación, un elemento tan eficaz para el aprendizaje y en la vida y mucho más humano