07 septiembre, 2009

El tren de la historia


Llevar a cabo grandes proyectos es algo que debe pensarse mucho. Una vez tomada la decisión e iniciados los primeros pasos, tendremos que valorar si merece la pena echarse atrás para escoger una opción mejor. Los trenes de altísima velocidad no eran la mejor manera de articular y comunicar los territorios ibéricos. Con lo que van a costar habríamos tenido para renovar todas las vías de España y Portugal, electrificarlas, hacerlas de doble sentido, llevar nuevas líneas a comarcas que nunca vieron -ni verán- un tren y recuperar las que se cerraron. Esa opción habría permitido disfrutar de trenes que superan los 200km/h, a precios razonables para la mayoría de los ciudadanos y conectando más territorio. Se optó por volver a caer en el error radial y en alcanzar los 350 km/h para que los ejecutivos pudieran evitar los engorrosos embarques del puente aéreo. Ahora no hay vuelta atrás: Durão Barroso y Aznar optaron por una línea que sirviera para vertebrar las dos regiones de Europa occidental más castigadas históricamente por el subdesarrollo, Extremadura y el Alentejo. Mientras las obras avanzan nos llega un revuelo porque Manuela Ferreira Leite, la cuarta líder de la oposición portuguesa en cuatro años, quiere replantearse una decisión en la que participó como ministra de Finanzas. Tiene hechos sus cálculos electorales y sabe que puede prescindir del Alentejo, donde no llega ni al 20% de votos y es la tercera fuerza política, a cambio de dejar a la región vecina en un rincón apartado de la geografía. El día 27 hay elecciones y sabremos si se pierde, una vez más, el tren de la historia.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 7 de septiembre de 2009.

P.S. El vídeo no tiene nada que ver con el asunto, pero sirve para que se hagan una idea del personaje quienes no conozcan la actualidad portuguesa. Una joya.

3 comentarios:

Paco Centeno dijo...

Manuela es tremenda, pero no es tonta. No creo que deje pasar este tren. De momento le preocupan los votos, por eso lo hace.

Pasteleira Clube dijo...

Es curioso que ha sido ella, en el gobierno de Durão y Santana, quien veía el AVE como la panaceia de las obras públicas...
Oposición real en Portugal sólo la tenemos en la consciencia de los ciudadanos, los que no tienen memoria corta, y que siguen queriendo cambios efectivos que mejoren el país y no olviden el interior.
De hecho, la izquierda está dividida pero no hay cambios desde los últimos cinco años, la derecha es el pasado de los intereses del gran capital y Sócrates, como el filósofo, no cae bien a mucha gente... adios mayoría.
La única cosa que yo sé, es que M. Ferreira Leite es el pasado (malo, arrogante y sin consciencia social, desde mi punto de vista), y que ya es tiempo de que el PSD se reconvierta en un partido con ideas nuevas y más credibles.
Para decir la verdad, sin ser socialista, no veo nada nuevo (caras, ideas, politicas...) y esta oposición no me parece estar con programas que merezcan la pena en lo que respecta a los tranportes y al ave en particular.
Como dice la sabiduria popular "dónde hay riqueza, siempre sobra algo para los pobres", quizás fuese lo que iba a pasar con Extremadura y Alentejo...

Un fuerte abrazo

Luis

Alicia Vernok dijo...

Que la fiche intereconomía pero ya!!