Error de configuración

En Alemania está prohibido levantar el brazo al modo fascista y no hay lugar en el mundo en el que se rindan homenajes a quienes apoyaron a las Potencias del Eje de la Segunda Guerra Mundial. Bueno sí, en España es posible el mundo al revés y es más fácil que el fascismo encarcele a quien lucha por los derechos humanos que lo contrario. Si Baltasar Garzón acaba siendo condenado, nos encontraremos ante la paradoja de que el partido único que sustentó la dictadura, Falange Española, se salga con la suya frente a quien trata de juzgar crímenes de lesa humanidad. Todo tiene su origen en un error de configuración de la democracia española, aquella llamada Ley de Amnistía de 1977 que no fue un punto de encuentro para construir un futuro de concordia sino una imposición realizada en una época en la que lo más importante de la política era el nombre de los generales de cada región militar. Porque, además, los demócratas de este país tuvieron que tragarse la norma como si fuera un perdón para quienes habían cometido excesos luchando por las libertades, cuando en realidad escondía una exculpación de los crímenes cometidos desde el Estado en los 40 años anteriores. Ahora Garzón se encuentra al borde de una condena judicial por haberse atrevido a poner en tela de juicio la piedra angular de nuestra democracia, aquella ley que metió en el mismo saco a quienes no habían luchado contra el fascismo - y se habían aprovechado de él -  con los que sí lo habían hecho. Los informáticos dicen que cuando hay error de configuración inicial es imprescindible reiniciar todo. Algo así habrá que hacer.

Comentarios

Alicia Vernok ha dicho que…
Ole, ole y ole!!
Gracias, pero no soy muy taurino
Alicia Vernok ha dicho que…
Pues entonces: Viva y bravo!!

(esto lo dicen mucho Monteys y Fontdevila en sus comics de El Jueves)
Paco Centeno ha dicho que…
Pues tienes mucha razón. Nos falta mirar atrás y poner a cada uno en su sitio. Sí señor.
Marikiya ha dicho que…
Menudo país de locos...

Entradas populares de este blog

La profe de latín

De humanos y derechos

Una maestra llamada Justa