22 septiembre, 2010

La clase trabajadora (VIII)


Si un amigo con el que tienes diferencias se está ahogando lo que hay que hacer es salvarlo y, después, arreglar las diferencias y abroncar por la temeridad o por lo que sea. Así que podría mostrar mis discrepancias sobre muchas practicas sindicales, pero no voy a caer en el error de empezar ahora a desgranarlas, porque la situación  requiere de otras urgencias. El fascismo ideológico y mediático, que en algún momento pensé que iba a alentar la huelga general como forma de derribar al gobierno, está echando el resto para que , cunado lleguen nuevamente al poder, no haya ni un resquicio de organizaciones de clase trabajadora. Hay noticias que pasan por alto datos fundamentales y que se dedican a titular como un tabloide y propiciando que salga la mala baba integral de todos esos fascistillas que pululan tras los comentarios de la prensa. 

La mayor injusticia que se puede cometer en el día a día es la generalización. Yo conozco a funcionarios vagos, a profesores impresentables, a médicos infames, a dependientes horribles, a mecánicos tramposos, a fontaneros ladrones, a albañiles chapuceros y a sindicalistas que dejan mucho que desear. Pero también puedo darles ejemplos de magníficas y eficientes personas en las mismas posiciones y puestos. Así que ya esta bien de decir que TODOS los XXXX son unos YYYY porque eso no se sostiene por ningún lado.

A los sindicatos se les olvida decir muchas cosas. una de ellas es que existe algo llamado elecciones sindicales, que legitiman tanto o más que el resto de elecciones. Los llamados liberados sindicales no son sino trabajadores que, de una manera u otra, han sido elegidos por sus compañeros y compañeras. No conozco a casi nadie  que se meta a esto de defender los derechos de los trabajadores por una liberación o por horas sindicales. Es más, cuesta mucho conseguir que alguien hasta se presente a las elecciones sindicales porque todavía nos faltan muchos años de cultura democrática, incluso en las generaciones más jóvenes.

Pero prometo no volver a mencionar este asunto porque esto es un señuelo para evitar hablar de lo importante. Ayer, intentando buscar información sobre la nueva reforma laboral , google me llevó aquí a una página destinada a asesorar a los empresarios sobre el asunto. Si tenían dudas, aquí se pueden disipar fácilmente. 

No hay comentarios: