03 noviembre, 2011

Contrapropaganda electoral

Siempre he pensado que ganar la confianza del electorado consiste en convencer, en transmitir confianza y en demostrar que tienes ideas factibles y justas, fieles a los valores que predicas. Hace poco envié un mensaje por twitter y algunos amigos tuvieron a bien difundirlo: "No me digas a quién no debo votar y explícame bien por qué tendría que votarte a ti". Nunca he sido partidario de esos equipos que saltan al campo sin voluntad de jugar, simplemente para marcar al hombre y pegar patadas al contrario hasta que encuentran un momento en el que asestar el golpe. Soy de los que leo los programas y guardo en una carpeta muchos, desde hace mucho tiempo, para reírme releyéndolos con el paso de los años. 

Me pareció un desacierto el vídeo en el el que un niño le dice a su cuidadora que su hija podrá cuidar de sus futuros niños. Y conste que muchas de las medidas del programa popular van en esa línea, sobre todo en el ámbito educativo. Esa manía por intentar sacar fuera del sistema a los más débiles parte de la base de que cuanto peor sea la formación de algunos, más bajo será el sueldo que puedan demandar. El debate es que quizá haya que dignificar (en sueldo, condiciones laborales y prestigio social) una tarea tan digna como la de cuidar niños o ancianos. Pero algún día lo trataré en más profundidad. 

La cuestión es que el lunes me encontré en el buzón esta publicidad, en la que solo aparece el logotipo de IU. 

Me pareció extraña la calidad del papel, que fuera a todo color, incluso antes de que empezara la campaña. Conozco las dificultades económicas que tienen y rápidamente reparé que no era propaganda de IU sino todo lo contrario. 

No ocultaré que he sido muy crítico con todo el proceso que llevó a cabo IU durante el mes de junio y más aún sobre muchas de las declaraciones y tomas de postura que han llevado a cabo desde entonces. Me parece que no tienen criterio y que la sensación externa que están dando es que no saben ni qué quieren ni a dónde van. Tampoco explican de una forma madura y convincente sus posiciones, lo que deja lugar a dudas sobre pactos ocultos e incluso indignos. Lee uno los datos y no le queda más remedio que afirmar y decir que sí, que son muchos los desporpósitos que ha cometido IU.

No firma nadie el folleto. Quizá sea propaganda del PP o del PSOE. Imagino que los publicistas habrán estudiado bien el mercado y tendrá su eficacia, pero creo que en ocasiones se consigue el efecto contrario. De hecho, ya conozco a alguna persona que estaba cabreadísima con la actitud de IU en los últimos meses y este folleto ha provocado que cambie de opinión. 

Lo grave de esta propaganda es que quien la hace denota tener poca confianza en sus propuestas. Sólo así se puede entender que se gasten este dinero. Si hubiera sido el PSOE quien lo hubiera elaborado y pagado, se trataría de una torpeza manifiesta. En primer lugar porque en Extremadura, salvo que se produzca un vuelco tsunámico todo parece condenado a un 2/2 en Cáceres y 3/3 en Badajoz. Si el PSOE teme perder 3/1 ó 4/2 debería intentar evitar que los votantes de 2008 no se le vayan al PP. Y tendrá que ver por qué se le van en esa dirección, pero eso es para otro análisis más sosegado. En segundo lugar porque el votante reflexivo ya sabe por qué no ha de votar a otros y necesita que le hablen en positivo. Por cierto, fue el lema de las elecciones de 1996, que las encuestas daban por perdidas para Felipe González (15 puntos) y que acabó por perder por la mínima. Pues ya saben, de la historia se aprende.

No hay comentarios: