28 octubre, 2013

Mundos paralelos

Este verano estuve recogiendo pintadas curiosas y sugerentes de todos los lugares y hallé una muy llamativa: el dibujo de una puerta con su pomo y un letrero que indicaba “universo paralelo”. Un ejercicio poético interesante, ese de imaginar realidades que transcurren simultáneamente y que son intangibles, como los millones de dinerales de los que Botín se vanagloriaba y que, parece ser, están entrando en España como si fueran un frente frío del Atlántico. Así que el final de la crisis está llegando a la cara A de este disco rallado, donde la gente importante, la que no ha tenido que modificar ni un ápice sus costumbres ni sus comodidades en los últimos siete años, se han convertido en discípulos avanzados de Heráclito y ya ven que todo vuelve a fluir, especialmente por sus cuentas corrientes.

 Los habitantes de la cara B de la opulencia deberán esperar todavía un tiempo y sacrificarse más: menos sueldos, más horas de trabajo, despidos gratuitos, jubilaciones septuagenarias, contratos precarios para jóvenes brillantes y desoladoras bolsas de desempleo. Los análisis de la realidad de quienes siempre pisan moqueta ignoran que existe un mundo ajeno al suyo, se han creído que sus escenarios de Show de Truman son el paisaje auténtico y que los parias aún tienen un margen de sufrimiento que solidifique sus privilegios. Me pregunto dónde estará esa puerta que comunica estos dos mundos paralelos, un lugar al que poder acudir para agarrar del brazo a los creadores de pesadillas y mostrarles la fría realidad despojada de tanta parafernalia, propaganda y frase hueca como fabrican. Pero su mundo no es de este reino.

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 28 de octubre de 2013.

No hay comentarios: