21 abril, 2014

Maldiciones maniqueas


Cuando en este país los varones tenían que pasar varios meses de su vida en un cuartel, a los que abominábamos del militarismo nos llamaban cobardes. Hoy ya no te sueltan el calificativo por eso, pero te lo pueden asignar por otras cosas, especialmente si te ves en medio de contiendas en las que ninguna de las partes tiene la razón absoluta, o donde ambas están profundamente equivocadas, ya sea en el fondo o en las formas. Llevamos meses escuchando noticias de Ucrania y de Rusia, y cada día que pasa me parecen más impresentables las posturas de todos los implicados. Y te cansa tanto que llega un momento en el que no quieres saber más, desesperado con la obligación de distinguir a los malos de los buenos. El cine tradicional de Hollywood nos lo ponía más fácil (o quizá debiera decir que nos confundió más) cuando desde el primer minuto se distinguía al malvado del bienhechor.


La religión maniquea es la más extendida del planeta y saca sus procesiones todos los días del año, y hasta las televisiones cavernarias te plantan una encuesta en la pantalla para que votes por el cielo o el infierno, sin limbos, purgatorios, ni lugares alternativos. Pero una de las derivas más espeluznantes de las maldiciones maniqueas es la máxima del “o estás conmigo o estás contra mí”, de la que se sirven quienes tienen pocos argumentos o un techo de cristal difícil de defender. Por eso creo que hoy en día tiene mucho mérito mantener criterios propios y no dejarse llevar por el seguidismo ciego: muchos creerán que es cobardía, pero tal vez es la mejor manera de mantener cierta dignidad.

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 21 de abril de 2014.

No hay comentarios: