18 diciembre, 2018

Tienen muchas vacaciones


Tienen muchas vacaciones. Lo habréis escuchado a mil cuñados refiriéndose a maestros y profesoras. Confunden periodo lectivo con tiempo de trabajo, porque quizá no saben que antes de entrar en un aula con 25 criaturas de tres años o 30 adolescentes hay que prepararse, hay que tener listos los materiales, hay que rebuscar alguna cosa interesante que les haga prestar atención. Tampoco se computa el tiempo que hay que pasar leyendo y corrigiendo trabajos y una burocracia cada vez mayor (y en ocasiones bastante evitable).



Pero hoy quiero hablar de otras cosas que se ignoran de la vida del docente. No siempre se empieza trabajando al lado de casa y con una estabilidad para toda la vida. Puedes comenzar con alguna sustitución en algún pueblo al que puedes ir en coche todos los días. Hacer 100 km diarios es un chollo porque hay a quien le toca recorrer el doble. Si la distancia es mayor tienes que buscar deprisa y corriendo un lugar donde alojarte. En ocasiones el pueblo es tan pequeño que no hay nada y te tienes que ir a alguna población cercana un poco mayor y hacer kilómetros cada mañana. En un año puedes hacer dos o tres sustituciones y, con suerte, pillar una más larga para que te paguen el verano y no te manden al paro el 30 de junio. Luego puedes pasar algunos años de interina y el azar forma parte de tu vida: este año Caminomorisco, el siguiente Azuaga, el próximo Jarandilla y acabas en Villanueva del Fresno.



Cuando se consigue estabilidad tampoco es en el sitio que más te conviene para formar una familia o desarrollarte porque tu primer destino puede estar a 200 km de donde vive tu pareja. Y así bastantes años. Conduciendo entre la niebla antes de que salga el sol. Si con 40 años ya estás donde deseas eres una persona afortunada. Perdonad este rollo, pero la muerte de esta joven en Huelva me ha recordado todas estas cosas que ignoran muchos de los que, sin tener ni puñetera idea de lo que hablan, dirán el próximo viernes "que estos tíos y tías tienen muchas vacaciones". Te vas a 500 km de casa para cubrir una sustitución y te asesinan vilmente. Un asesinato machista que se produce en un momento especialmente grave, cuando una parte de la sociedad empieza a creer que el machismo no existe y que el feminismo es el peligro. Como ya se va a hablar de esto (al menos espero) no quisiera pasar por alto este homenaje a Laura Luelmo y a todas esas docentes que recorren cada año los pueblos para educar y formar a las niñas y niños de este país. Y no, no tienen tantas vacaciones.
-->

2 comentarios:

Unknown dijo...

Totalmente de acuerdo, Javier. Un abrazo

Maria Jesus Cano Santos dijo...

Toda la razón , la vida del docente no es tan fácil como nos pensamos ,lo has descrito a la perfección