Los felices años 20

Este año han llegado a la Universidad los que nacieron en el siglo XXI. Estamos a punto de consumir las dos primeras décadas del milenio y ha sido difícil, por no decir imposible,  encontrar un nombre unánime para mencionarlas. No sé si quienes se sientan hoy en las Facultades nombrarán los tiempos de su adolescencia como los años de la decena o de los años décimos, como la lotería. O quizá escriban sobre su tierna infancia y hablen de los años cero-cero, como algunas cervezas.


Adjetivar estos 20 años del segundo milenio tampoco será coser y cantar. Se pone uno a pensar en los felices años 20 del siglo XX, aquellos del charlestón y las vanguardias artísticas, y uno creería que aquello fue un paraíso. Pero basta repasar los libros de texto para recordar que fueron años en los que surgió el fascismo en Italia, en los que Salazar ya era ministro en Portugal y que acabaron con un crack en octubre de 1929.

La década de los 30 no hizo más que empeorar las cosas y, en 1933, un tal Adolf se hacía con el poder en Alemania. Cuando en septiembre de 1939 comenzaba el mayor genocidio y la mayor guerra de destrucción jamás conocida, muchos comenzaron a preguntarse cómo se había llegado hasta ese punto, por dónde había crecido tanta mala hierba y de qué manera se había alimentado al monstruo devorador.

Dentro de un mes estaremos comprando uvas y escribiendo cartas para recibir regalos, entre los que debería haber un libro de historia escrito con todo el rigor científico. Y es que nos urge releer los años 20 del siglo pasado para establecer algún paralelismo sensato y para reflexionar sobre el resurgir de planteamientos que creíamos desterrados de la faz de la tierra.

En manos de quienes ya nacieron en este siglo (y se están preparando como nunca) reside la esperanza de una década menos ajetreada que las dos primeras, las que empezaron con un ataque a las torres gemelas, siguieron con otra gran guerra criminal en Oriente Medio y culmina con un club de fantoches dirigiendo superpotencias y derribando los derechos luchados por varias generaciones.

Trump, Bolsonaro o Boris Johnson no deberían aparecer en los índices de los libros de historia sino, como mucho, reseñados en los márgenes como meras anécdotas. Conviene, mientras tanto, no vociferar sus ocurrencias ni darles más protagonismo del debido porque es lo que están deseando. Pero sería también un craso error ignorar que están ahí y qué es lo que pretenden. Para que los nuevos años 20 sean felices para todo el mundo habrá que evitar el cambio climático, eliminar la pobreza, acabar con las guerras y las violencias, propiciar amplios entendimientos mundiales y poner a los seres humanos como prioridad. Salir a la calle, como anteayer hicieron las mujeres en defensa de sus vidas, es algo que habrá repetir más a menudo y por motivos muy diferentes.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La profe de latín

De humanos y derechos

Una maestra llamada Justa