30 abril, 2007

Pasar de curso

Se quejaba hace unos años un profesor de inglés de 1.º de bachillerato de la falta de flexibilidad para hacer frente a problemas concretos que surgen en los institutos. Contaba que tenía un alumno --que ya estaba repitiendo-- y que con algo de esfuerzo había conseguido llegar a septiembre con un panorama un poco complicado: los profesores de Matemáticas y Física le habían confirmado un nuevo suspenso pero el resto de asignaturas habían sido superadas. El profesor de inglés se debatía entre seguir a pie juntillas las pautas más academicistas y suspender a quien no había conseguido los objetivos o tener en cuenta otros condicionantes de orden social. Hacer repetir nuevamente a ese alumno todas las asignaturas significaría una invitación a abandonar los estudios. Aprobarle inmerecidamente, sabiendo que es incapaz de pronunciar dos frases en un inglés medianamente correcto, sería injusto. Ante casos así ocurría que el alumno acababa por recibir un inmerecido aprobado en la asignatura como mal menor. Ahora se plantea una novedad que puede ayudar a solventar esos dilemas: permitir que haya alumnos que cursen las asignaturas suspensas de 1.º de bachillerato y empiecen a cursar materias de 2.º de bachillerato. No se trata de pasar de curso a los alumnos con materias suspensas sino de todo lo contrario, hacerles repetir aquellas que no han superado y dejarles que vayan avanzando con algunas asignaturas del curso siguiente. Algunos, acostumbrados a mentir, van diciendo que esta medida premia a los que no se esfuerzan, pero la realidad es que, bien aplicada, servirá para ser más justos a la hora de evaluar a los alumnos.


Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 30 de abril de 2007

No hay comentarios: