08 julio, 2007

Tabaco en África


La semana pasada nos enteramos de la historia de dos poderosísimas empresas tabaqueras que se han lanzado a captar adeptos en el más pobre de los continentes una vez que han visto el retroceso de ventas del llamado primer mundo. La estrategia es la misma que utilizan los traficantes para enganchar adeptos: fijar como objetivo niños y adolescentes a los que regalar inicialmente el producto, crearles la adicción y esperar a que luego saquen dinero de debajo de la tierra para seguir manteniendo sus dosis de nicotina, alquitrán y demás sustancias. Tampoco es un asunto como para escandalizarse porque no cabía esperar de esas empresas ni ayuda humanitaria, ni dotaciones y equipamientos para las áreas de neumología de los hospitales nigerianos. Lo que sí que da para reflexionar es el desprecio de la condición humana que se gastan determinadas empresas y lo tranquilos que dormirán los accionistas cuando reciban la transferencia del reparto de dividendos. Mientras los estrategas discurren la manera de seguir vendiendo humo sin importarles la salud ajena, el llamado mundo civilizado se impregna de una moral a la que ya no podemos llamar doble porque es simple y rastrera: el beneficio propio por encima de cualquier cosa. Con esa premisa se esquilman continentes, se explota mano de obra, se utiliza a personas como cobayas, se les trata como carne humana cuando vienen en pateras y algunos pretenden repartir desde aquí lecciones de civilización. Un continente que se muere de hambre, sed y sida acaba por ser para un par de multinacionales una nueva área en la que extender el cáncer de pulmón. http://javierfigueiredo.blogspot.com/



Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 9 de julio de 2007

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Claro: las empresas tabaqueras tienen cuernos y rabo, pero Sony o Nike o Burriquín o Repsol o Zara o.....¿sigo? sí que regalan la comida, la ropa o las consolas que fabrican. Ninguna de estas empresas crean necesidades innecesarias a niños del tercer mundo que no pueden pagar, el problema es que fuman.
Curiosamente, en la América precolomina el tabaco (y la coca) se usaba ya como sustituto de la comida y para dar resistencia a los organismos. Pero claro, si entonces hubieran tenido la Play o pudieran haber comprado zapatilla Nike, no habrían caído en el vicio.

Absurdo artículo....

Anónimo dijo...

Curiosamente la misma técnica que utiliza el Ministerio de Hacienda a través de las concesiones administrativas de venta de taabco que se llaman estancos, aunque sin regalarlos, sacando 8.250 millones en impuestos......

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Las tabaqueras no son peores que algunas de las que has nombrado. Mi crítica es hacia la doble moral de hacer en África lo que jamás se haría (hoy) en Europa.