26 diciembre, 2007

Eduardo Galeano


Primeras letras

De los topos, aprendimos a hacer túneles.
De los castores, aprendimos a hacer diques.
De los pájaros, aprendimos a hacer casas.
De las arañas, aprendimos a tejer.
Del tronco que rodaba cuesta abajo, aprendimos la rueda.
Del tronco que flotaba a la deriva, aprendimos la nave.
Del viento, aprendimos la vela.

¿Quién nos habrá enseñado las malas mañas?
¿De quién aprendimos a atormentar al prójimo y a humillar al mundo?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Saludos de la anónima. Muy bonito lo de Galeano. Ójala tuviéramos respuestas. Aunque, bueno, ya sabes que en mi triste opinión las malas artes se aprenden en la familia, sobre todo. Todos podemos no tener límites en nuestra tiranía, niños, adultos y animales, si nadie pone freno a nuestras exigencias, o por el contrario, si nadie nos da suficiente amor y autoestima. Siendo manipulados por quienes dicen que nos quieren aprendemos a manipular como algo moralmente natural. Saludos.