24 diciembre, 2007

noche buena

Hace unos años escuché que es en días como el de hoy cuando más intervenciones tienen que hacer las policías locales por peleas en el seno del hogar. Escudriñando pormenorizadamente la información, se averiguaba que no era por asuntos de especial gravedad sino que se trataba de broncas y acaloramientos familiares que acababan en sopapos o algún puñetazo empapado en alcohol. Poco después surgieron incluso chistes malos como el de uno que preguntaba a otro si había pasado la Nochebuena, bien o en familia. Lo curioso es que esto ocurre en el día que más se desea a los demás que pasen una buena noche, y es que para pasarlo bien hay que poner las condiciones necesarias: una norma básica es no aprovechar que te has juntado con quien no ves más que de vez en cuando para reprochar aquello que no te atreves a decir el resto del año, así que la recomendación para los aguafiestas es que se tomen el día libre.

Luego nos encontramos con cantidad de estados depresivos que estas fiestas provocan en muchas personas. En ocasiones por pérdidas recientes o problemas temporales, pero a los que se añade una especie de tsunami de la felicidad colectiva que acaba por ahogar a quienes no se encuentran en su mejor momento. Como hemos dicho que los aguafiestas deberían descansar el día de hoy, no incidiremos machaconamente en la cuestión, aunque no estaría de más buscar en el diccionario una palabra tan sugerente como mesura e intentar hacer uso de ella en múltiples facetas vitales. Siempre es mejor tener buenas noches en minúscula que una Nochebuena mayúscula en la que la casa acaba por salir a través de la ventana. Creo.


Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 24 de diciembre de 2007. Su título es Noche buena (deliberadamente en minúscula y separado)


3 comentarios:

UnaExcusa dijo...

Bueno. La Navidad, ¿bien o en familia?
Feliz Navidad de todos modos.
No le pegues a nadie. Que está feo.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Estuve tentado de hacer un comentario en el post de hoy, pero decidí n o ser "aguafiestas"- Que lo pases muy bien. No sé lo que es pegar, es una actividad que me resulta tan lejana como escalar el Himalaya.

salud

Anónimo dijo...

Hola, soy la anónima habitual. No hace falta pegar a nadie para herirlo de muerte el día de Noche-¿buena?. Los aguafiestas no descansan nunca, son seres inferiores que existen en muchas familias, cuyo propósito es dar rienda suelta a sus frustraciones, envidias y complejos, amargando a los demás. En Navidad suelen crecerse, les bastan insidiosos comentarios y conversaciones hirientes para sacar de quicio a las personas inteligentes y buenas, que no estúpidas, a las que no les gusta agachar la cabeza cuando ven que se ejerce la maldad inútil hacia ellos o hacia otros. Entonces, ya tenemos la fiesta montada en todos los sentidos.

Yo este año estoy pasando las mejores navidades de mi vida. Ni cuando niña, claro, dada mi triste infancia. He estado ausente del circo, relajada, en huelga de regalos y comidas. Pasaré esta noche por fin como yo deseaba, como otra cualquiera, feliz con las dos personas que mas quiero y que de verdad me quieren. Los demás, aunque lleven mi sangre, que discutan ellos solos, que yo ya aprendí que los aguafiestas no toman vacaciones ni por Navidad, y a mi no me pillan mas (ni los "aguafiestas" ni los "agachacabezas").

En unas horas cenaremos los tres como una noche cualquiera, probablemente huevos fritos con chorizo que nunca los comemos (otra idea como decía muy graciosa "Hitos" son migas con leche). Deseo que nadie en Navidad haga nada que no quiera hacer. Y que para cambiar el mundo (lo que alguien escribía en un post que mas o menos proponía el jesuita Arrupe), nos dejemos de grandes pretensiones y empecemos por cambiar nuestro mundo. Si todos viviésemos como queremos (desgracias inevitables aparte), todos estaríamos de buen humor. Y a nadie se le ocurriría invadir paises, ni matar a nadie por supuestas creencias, ni pensar todo el día en como ganar mas y mas dinero que no necesita. Porque estaría deseando llegar a casa y estar feliz solo, o estar con sus amigos, pareja o hijos. Que la libertad se hizo para usarla y la felicidad para buscarla. Saludos a todos y en especial a Figueiredo.