23 marzo, 2008

José Sócrates não fala espanhol

Hace unos días el semanario portugués Expresso se preguntaba si José Sócrates, primer ministro portugués,sabía hablar español. El vídeo puede verse en youtube.

Aunque comete algún error, hay que alabar el esfuerzo por hablar español. En cualquier caso, habla infinitamente mejor que cualquier político español hablando portugués. La verdad es que en Extremadura sí que podríamos estar a la altura de las circunstancias. Por ejemplo, el coordinador de IU en Extremadura, Pedro Escobar, habla un portugués perfecto y enseña ese idioma en un colegio de Badajoz. Pero no es el único. El portavoz socialista en la Asamblea, Ignacio Sánchez Amor, se maneja a las mil maravillas y tiene un portugués más que decente, a lo que acompaña un conocimiento de la actualidad del país vecino que para sí quisieran muchos portugueses. Ainda mais. Me han dicho que la portavoz popular en la Asamblea também fala português. Es una pensa que un día no se lancen a falar na língua de Camões.

Ya sé que el jefe del Estado habla portugués, pero uno no sabe si ubicarlo en el cajón de la política.

Otra cosa. Hoy en EL PAÍS se analizan las razones por las que no hablamos idiomas. Yo tengo una tesis, pero no voy a inundar el blog con tanta historia.

8 comentarios:

Hitos dijo...

¿Cómo que no? yo quiero conocer tu tesis

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Es muy complicado y se juntan muchas cosas: Algunas de índole profesional y tienen que ver con la metodología usada antiguamente, donde prima lo gramatical sobre o práctico. Otras son actitudinales, y tienen que ver con cierto egocentrismo de algunos castellanos. Otras tienen que ver con la política educativa, donde a adi se le da un título sin saber leer o sumar pero sí sin saber una palabra en otro idioma. Te aseguro queda para una tesis porque llevo muchos años viviendo de enseñar otros idiomas a gente que, en tería sabe menos que yo. Pero admito que puedo estar equivocado.

salud

Anónimo dijo...

Queridanónima de acuerdo con las dificultades de los españoles con los idiomas. Es lamentable y con varias causas como apunta Figueiredo.

Sólo por frivolizar, o incluso sin frivolizar, permitidme que diga que adoro a Sócrates. Que se quiten Richard Geere o Harrison Ford, que son dos señores con caras de lerdos que no soporto. No me imagino ninguna conversación interesante con ninguno de los dos. Al hortera enano de Sarkozy, que lo metan en una caja con la Bruni para que no tenga que verlo más. Que se quiten todos y pongan en la tele a Sócrates, Sócrates a todas horas. A mí me encanta, no ha existido presidente mas atractivo, y si encima habla español, ¿se le puede pedir más?. Saludos.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Bueno. Que Sócrates hable español puede ser un atractivo más, pero siempre queda la posibilidad de aprender portugués, algo que no suelen hacer los españoles y que sería muy conveniente, sobre todo para que podamos comer los profesores de portugués.

salud

Anónimo dijo...

Saludos de queridanónima. Yo creo que el portugués, en Extremadura sobre todo, debería ser obligatorio. Primero por proximidad, y segundo, en un sentido práctico, dados los intercambios comerciales actuales y los que se incrementarán en un futuro.

Yo no tengo tiempo, si no, me apuntaría. De todas formas, me entiendo bastante bien, tengo un gran oido, por eso chapurreo y comprendo bien si me hablan despacio (en zonas cercanas a Lisboa, Extremadura y en el Algarve, porque en zonas escondidas de Portugal a veces me ha sido imposibe, ya es muy cerrado para mí). Mi santo se asombra, él intenta pronunciar, se estudia cómo se pronuncia, y no le entienden nada, se desespera. Yo le digo, relájate, habla suave y canta. Coge su tonillo y termina muy bajito cada palabra. Pero no hay forma. El español es una lengua brusca, de vocales abiertas, las vocales he visto que sólo en Grecia las pronuncian igual. Es muy distinta al portugués, también al francés y al inglés, que son de vocales como difusas. Todo esto lo digo desde mi mas absoluta ignorancia linguística, eh. Pero es como a mí me suena.

Ah, y en lo de Sócrates NO TE CONFUNDAS Figueiredo. Que Sócrates hable español es mejor que mejor porque así podría entenderme más fácilmente con él (juntando mi poquito de portugués y su pocazo de español), no por nada más. Que te veo venir.

Había decidido no contarte mis nefastas experiencias sufridas de nuevo con catalanes en mis últimas vacaciones en el extranjero, no las mereces. Sufridas también por la hostelería de otros países. Como no voy a inundar esto con los vergonzosos comportamientos de algunos catalanes (no todos, algunos quedan cuerdos), sólo te contaré una anécdota: en los restaurantes nos preguntan, fuera de España, ya directamente si somos catalanes. Al parecer así no tienen problemas. Si al catalán le preguntas si es español (porque es que encima yo he estado al lado y creyendo que yo era guiri hablaban español y no catalán), el pobre camarero extranjero sufre una bronca. Si la persona es gallega, asturiana, extremeña o andaluza, y le llamas catalán, no hay bronca, sólo extrañeza. Así que los camareros usan su puro sentido práctico Y A TODOS NOS PREGUNTAN SI SOMOS CATALANES. Se me han quejado los camareros de que les increpan sobre la no existencia de menús en catalán en el extranjero. Como me explicaban los pobres camareros, igual que no la hay en holandés, y no se quejan, sólo tenemos inglés, alemán y español. Sin embargo los catalanes, en una muestra de absoluta falta de perspectiva y cordura, se muestran indignados y maleducados.

¿Imperialistas llaman ellos a otros?. Me parto de risa. Prefiero no seguir con mis últimas experiencias porque no las mereces, pero para mí eran para llorar. Sin embargo con los gallegos, que gusto, ellos me hablan su gallego con palabritas en español y yo español con algunas palabritas gallegas. Que gente mas amable, simpática, no son pedantes, no desprecian a nadie, no se sienten siempre absurdamente insultados. No puedo decir lo mismo de Cataluña. Cada viaje que hago y me los encuentro, siempre unos cuantos me acaban cargando. Que gente mas extraña. Pura pose y resentimiento. No los entiendo, o mas bien prefiero no entender tanta ambición y falsedad.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Bueno queridaanónima. mejor no me cuentes porque mi percepción es distinta. He estado en Cataluña estos días y por proimera vez en 42 años me ha ocurrido lo que le pasa a todo el mundo, Pregunté por una colonia en castellano y me respondieron en catalán. La verdad es que volví a preguntar y me voolvieron a responder en catalán. Ocurre que hay mucha gente que lo entiende pero no lo habla y no le importa que le hablen en catalán, es mi caso. Yo creo que uno tiene el derecho a estar en su pueblo y hablar su lengua materna sin tener que pedir explicaciones. Lo que me parece estúpido es poner trabas comunicativas cunaod se pueden superar. Pero es un asunto que doy por zanjado, que me cuesta mil dolores de cabeza con amigos, familiares y compañeros de trabajo, así que paso página.

Mi teoría del 10%. En todo pueblo, villa, nación, grupo, etc. hay un 10% de cenutrios. El problema es que te encuentres un día con dos ejemplares de ese 10% y creas que el 100% es así. Yo creo que ni los madrileños son todos chulos, ni los valencianos fanfarrones ni los catalanes tacaños ni los extremeños y andaluces vagos.

Creo que he tenido la suerte de conocer gente que ha nacido en Cataluña y que se siente catalana y es maravillosa. También me ha pasado con vascos y con Extremeños, que se sienten españoles y extremeños. Así que la cenutreidad no es congénita ni se adquiere por geografía.

Y ahora quiero aprender Chino mandarín porque no puede ser que sea iincapaz de comunicarme con tanta gente

Anónimo dijo...

Pues eso te contaba aquí la queridanónima, Figueiredo. Que los gallegos que conocí no hablaban español, no sabían o no querían, que más me da, pero lo entendían y siempre tenían buen humor. Me hablaban despacio en gallego y yo entendía. Yo les hablaba en español y me entendían. Y todos tan contentos riéndonos con nuestros chistes y peculiaridades. Y así debería ser.

Pero en el aeropuerto ya te digo, las señoras de delante de la cola, catalanas, hablando 20 minutos en perfecto castellano entre ellas (digo en este caso castellano porque es como a ellos les gusta, pero yo digo español porque personalmente no me siento de Castilla). Hablaban castellano porque por nuestro aspecto dedujeron que no éramos españoles. Tras 20 minutos de escuchar sus normalísimas conversaciones, vulgares como las de cualquiera en un aeropuerto, hablamos mi santo y yo: pues voy al baño y tal. Al instante nos miraron con cara de pocos amigos y se pusieron a hablar catalán. Y piensas, ¿están bien de la cabeza? ¿Por qué mi presencia hace que cambien de idioma? Y si podía ser hablar pedanterías, mejor. Los gallegos sin embargo, siempre hablaban gallego, entre ellos y con nosotros, y siempre con buen rollo.

En fin, sobre los catalanes, que cenutrios hay por todas partes, pero a los catalanes cenutrios me los encuentro yo a todos cuando viajo, que mala suerte. En mi defensa diré que una vez conocí por motivos de trabajo a un catalán fantástico (y a algún típico catalán, no cenutrio pero verificando todos sus tópicos como tantos extremeños verificando los suyos). Había pedido referencias sobre él a otros catalanes por un tema concreto. Me dijeron, vas lista si dependes de ese tipo, ése es un toca-cullons, es lo peor. No sé como se escribe, pero entiendo bien lo que es. Resultó un tipo divertido, sincero, que iba por libre y al que le gustaban las cosas claras y bien hechas. Nos entendimos y valoramos rápidamente, y me propuso hasta trabajar en Cataluña. Pensé: no amigo, que allí si no acato las rígidas normas sociales de comportamiento (para quedar como buena y típica catalana, políticamente correcta en todo momento), seré como tú: una toca-cullons.

Se ha convertido en una sociedad para mí mucho mas estrecha y aldeana que la extremeña. Una sociedad controlada por una burguesía hipócrita y pueblerina. Una lástima. Pero vaya, que esto ya sabes que es sólo mi pequeño punto de vista y nada más. Espero que allí la gente algún día se rebele, piense y empiece a sentirse ciudadano del mundo. Y se den cuenta de que no son tantos ni tanto, y su ego empiece a estar al nivel de todos los demás. En conclusión, que tú y yo vemos este tema justo al revés. Las experiencias condicionan, que le vamos a hacer. Saludos.

António Quaresma dijo...

Nunca he aprendido español en la escuela. Con siete años, a principios de los años 70, he vivido en Elvas por un año y he visto un montón de Televisión en Español - Los Picapiedra, Popeye El Marino y muchos más, e hizo mucho de mi vida en Badajoz que me encantó.
Hoy en día, no puedo pasar más de un mes sin ir a España es Madrid, Vigo, Barcelona, Huelva, Sevilla. Me encanta este vuestro país y creo que son muy afortunados de contar con una diversidad de lenguas, culturas y costumbres. Yo, cuando voy a Espana, me esfuerzo por hablar lo vuestro idioma, lo intento. Me siento orgulloso de intentar hablar español en Madrid en Barcelona intentar hablar catalán o el gallego en Galicia. Me gusta darme cuenta de acentos diferentes de una zona a otra y tratar de entender de dónde vienen ... Disfruten de su diversidad. Es un tesoro cultural que no debe desaprovecharse. Un saludo e perdonen los errores…