25 mayo, 2008

El futuro de la Filología Portuguesa

No jornal aparece hoje esta entrevista que acho interessante.



«Este es el momento, desde luego», asegura Juan Carrasco, profesor de Filología Portuguesa y director del Departamento de Lenguas Modernas de la Universidad de Extremadura (UEx). Se refiere a la adaptación de los estudios universitarios al Espacio Europeo de Educación Superior, que le ha llegado al conjunto de las filologías en un momento de declive.«Estamos todas las universidades igual», asegura. Esta semana, una jornadas han abordado la enseñanza del portugués en Extremadura y su futuro.


-¿Cuál es el futuro de la Filología Portuguesa?

-Dependerá de qué tipo de titulación podamos ofrecer, una titulación orientada a las salidas profesionales. Creo que debemos hacer un título más moderno, en la línea de lo que se hace en otros países europeos. Va a ser un grado (de cuatro años) muy básico, compartido los dos primeros cursos con Hispánica, Clásica y Francés, aunque todavía está por confirmar. Pero lo que queremos es darle luego distintas especialidades con los másters, los estudios de posgrado.

-¿Qué especialidades?-Principalmente tres: un máster de docencia, que será obligatorio para todos lo que quieran dedicarse a dar clases; un máster seguramente en traducciones, que todavía hay que concretar; y un tercero en lenguas aplicadas, por ejemplo, a empresariales, a actividades de turismo, judicial... Todos los alumnos salen de la facultad con dos idiomas, y lo que queremos es que nuestros alumnos dependan menos en su futuro laboral de cuántas plazas salen en los institutos para dar clases. Las salidas son muchas y el conocimiento de idiomas es algo que cada vez se pide más, en realidad, lo que se pide es un segundo idioma porque sólo con el inglés igualas a mucha gente.

-¿Los másters harán más atractiva la Filología Portuguesa?


-Con esos perfiles es fácil que se consigan otras salidas profesionales, algunas en Extremadura y otras no. Hay que ser conscientes del tejido económico que hay en la región.

-¿Entonces hay futuro para las filologías en el nuevo marco universitario?

-Por mucho que nos gusten, los estudios de Filología tal y como se conocen hoy pertenecen al pasado, no tienen entronque con la sociedad actual, las nuevas tecnologías... esto es un problema pero también lo podemos ver como una oportunidad para adaptarse, tenemos que dar una respuesta. Los estudios de Filología sólo tendrán futuro si saben adaptarse a las necesidades de la sociedad moderna.-La Filología Portuguesa abrió muchas expectativas cuando se implantó y, de hecho, la enseñanza del portugués en las Escuelas de Idiomas es un éxito.


¿Por qué en la Universidad no tiene alumnos?


-Es algo que afecta a todas universidades donde se imparte: Santiago, Salamanca... El primer año que se impartió aquí, en 1999, tuvimos 38 alumnos, muchos, y en los otros centros donde se oferta el portugués, en Empresariales, Turismo, Económicas, Ciencias... tenemos que poner numerus clausus, pero es verdad que la gente lo que no quiere es convertirse en un filólogo, no quiere tener ese perfil profesional, lo que desea es tener un conocimiento de la lengua portuguesa, por gusto o porque eventualmente va a tener relación con Portugal o porque son empresas que quieren abrir mercado. Todo eso es una cosa y otra es convertirse en un profesional especializado en Filología.


-¿Han visitado institutos para captar más alumnos?-El problema añadido es que los alumnos de enseñanzas medias no saben que existe la Filología Portuguesa, son necesarias campañas para que no haya ese desconocimiento.

3 comentarios:

FERNANDA dijo...

Yo soy una filóloga de la lengua portuguesa, nativa, con 13 años de experiencia en la docencia, vivo desde hace 6 años en España. Tengo posgraduación en la área de Educación y master en literatura hecho en España, y no encuentro salidas profesionales que no sean en academias de idiomas, pocas horas, sin contracto y con pésimas condiciones de trabajo. Estoy deprimida, triste, porque parece que la lengua portuguesa, Portugal, que esta al lado, no existen para España.
No hay espacio en las universidades españolas para los filólogos de la lengua portuguesa, editoras,, gobierno, ni en ninguna parte ( al menos yo no veo salidas). No recomiendo a nadie esa carrera; no deseo a nadie pasar lo que estoy pasando después de tantos años de estudios y dedicación a las letras portuguesas/brasileñas/africanas.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

La verdad es que es vergonzoso que en Madrid no exista prácticamente espacio para el portugués en la Universidad, y hay escuelas de idiomas de ciudades importantes que tampoco tienen portugués. A lo mejor el problema radica en que quienes más interesados debieran estar en solucionar esta situación no hacen nada por cambiarla

Anónimo dijo...

Yo también soy filólogo, licenciado en las especialidades de Románicas, Hispánicas y Portugués. Tras doce años de malvivir, puedo afirmar que las salidas profesionales para los titulados en las especialidades lingüísticas son nulas, exceptuando la docencia pública previo aprobado por oposición.

El supuesto entramado o tejido empresarial al que el profesor hace referencia es inexistente fuera de ciertas zonas de Extremadura, y aún existiendo, el perfil profesional que las empresas demandan requiere otra formación, siendo el idioma algo secundario.

Para un filólogo no existen alternativas de empleo. Ni siquiera estamos formados correctamente para la docencia. Cursos por horas en academias, como dice Fernanda,o traducciones con precio por línea es el pan para pobres que hemos de pelear con otros profesionales que, licenciados en otras ramas, aprendieron algo de portugués en su tiempo libre.

Las filologías sufren un notable intrusismo profesional del que nadie quiere hacerse cargo. Eso, sumado a nuestra falta de utilidad en el conjunto social, nos convierte en eso, en inútiles.

No quito de mi carrera profesional ni uno sólo de mis errores, ni tampoco un único golpe de mala suerte, pero el peor de mis castigos fue estudiar filología. No sé por qué todo el mundo tiene tantos prejuicios a la hora de afirmar que es un título inútil. Para los que crean que es una licenciatura de uso y disfrute personal sólo diré que para aprender el idioma ni siquiera hacen falta cuatro años de Facultad. A mí me bastó un año viviendo en Portugal.

Es muy sencillo hablar desde el asiento de la Facultad de lo bello y útil que es esta licenciatura, de lo bien que está implantada y de lo bonita que quedará con la reforma boloñesa. Pero me pregunto a qué se hubiera dedicado el Prof. Carrasco de no haber conseguido su plaza en la Universidad. ¿Estaría dando cursos por horas?

Ya que le toca estar en el puesto, que al menos afronte la realidad con pundonor: filología portuguesa es una inutilidad, dentro y fuera de España.