01 junio, 2008

Dos fascistas



La noticia en EL PAÍS de hoy corrobora todo lo que había en los comentarios del post anterior. Los fascistas italianos, son tan fascistas, que con tal de hacer daño a otros son capaces de hacérselo a sí mismos. Ahora la ministra se preocupa por la "chacha". Y es que puestos a echar extranjeros, ya hay quien ve venir el problema desde su particular punto de vista.


Los dueños de los pisos han empezado a poner en la calle, bajo la lluvia, a inmigrantes sospechosos de ser delincuentes por no tener papeles. El desenfreno fascista ha empezado y esperemos que esto no tenga que acabar como en la primera edición, la del pasado siglo XX.

5 comentarios:

Alicia Vernok dijo...

Hijos de puta!!

(que hay que decirlo más)

Anónimo dijo...

Hombre Vernok, gran canción de Marlo! Parece que también sigues a Joaquín Reyes y su Hora Chanante. Coincido con el post de Figueiredo, se divisa una ola fascista, esperemos que nunca la situación social la traiga a esta orilla. Si las cosas se hacen con los pies en la tierra y no en los mundos de yupi, hay posibilidades. Las ideas son todas muy bonitas, pero a la hora de ponerlas en práctica, si no hay conexión con la realidad, honradez, justicia y coherencia, la historia demuestra que se pueden conseguir exactamente los resultados opuestos a los que se pretendían. Saludos de queridanónima.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

1. Reconozco que soy chanante.

2. Me preocupa que la crisis económica provoque que se busque rápidamente un culpable en los extranjeros. Y es cierto que son las clases trabajadoras las que caen en manos del fascismo: ha ocurrido y ocurrirá. ¿Como evitarlo? Haciendo mucha pedagogía de la historia y de la realidad. Es fácil buscar un culpable en el rumano que hace el trabajo a mitad de precio y no en el empresario que contrata de cualquier manera a quien lo hace por mitad de sueldo.

Me extraña que en Italia se fijen más en el rumano que roba en el supermercado y no reparen en un tipo como Berlusconi, que hizo lo que le dio la gana en la época del Cretino Craxi y Andreotti.

Sara dijo...

¿Esto será una marcha atrás definitiva?

POLÉMICO PROYECTO DE LEY DE ITALIA
Berlusconi da marcha atrás y dice que ser ilegal 'no es un delito', sólo un 'agravante'
La oposición celebra la 'cancelación' y el 'sobreseimiento' del delito
La Liga Norte, aliada del Gobierno, desaprueba las palabras del primer ministro
El Parlamento debatirá en fechas próximas el proyecto aprobado el pasado 21 de mayo


Silvio Berlusconi, durante su rueda de prensa con el presidente francés, Nicolas Sarkozy. (Foto: EFE)
Actualizado martes 03/06/2008 20:50 (CET)
EFE
ROMA.- El presidente del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, ha dado un paso atrás en su polémico proyecto de ley que criminaliza la inmigración ilegal. 'Il Cavaliere' ha matizado que no tener papeles "no es un delito, pero sí un agravante" en el caso de que se cometa un delito.

"Personalmente creo que no se puede perseguir a alguien por la permanencia irregular en nuestro país, condenándolo con una pena, pero ésta puede ser un agravante si comete un delito", afirmó Berlusconi en un encuentro con la prensa tras reunirse en Roma con el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy.

Las palabras de Berlusconi han sido consideradas por la oposición italiana y los observadores políticos como una "marcha atrás" respecto a las medidas hasta ahora adoptadas contra la inmigración ilegal y que incluyen la introducción del delito de inmigración clandestina, que será debatido por el Parlamento y que ha sido duramente criticado por organismos internacionales y el Vaticano.

Veltroni: 'Berlusconi con sus palabras de hoy cancela el delito de inmigración clandestina y nos da la razón'

--------------------------------------------------------------------------------
"Berlusconi con sus palabras de hoy cancela el delito de inmigración clandestina y nos da la razón", dijo el líder del Partido Demócrata (PD, en la oposición), Walter Veltroni. Michele Vietti, del opositor Unión de Centro (UDC) también expresó su "satisfacción" por el "sobreseimiento" del delito de inmigración ilegal.

La Liga Norte desaprueba las palabras de Berlusconi
Si la oposición está exultante, la gubernamental Liga Norte, el partido que más insistió para introducir ese delito en el código penal, expresó por boca del diputado Massimo Bitonci, su desaprobación, afirmando que el "único camino que se puede recorrer para luchar contra la inmigración ilegal es la introducción de ese delito".

El ministro para la Actuación del Programa del Gobierno, Roberto Calderoli, también de la Liga Norte, dijo que "nadie había pensado" en meter en la cárcel a los ilegales. "Cuando pensamos en el delito de clandestinidad nuestro objetivo no era meterlos en la cárcel, sino resolver el problema acelerando las expulsiones. Pensamos en esta medida para prevenir la llegada de otros ilegales. Es evidente que ninguno piensa en hacer que estallen las cárceles italianas (con más presos) o aumentar los costes de la justicia", afirmó Calderoli.

Tras las críticas de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Louise Arbour, sobre la introducción en el país del delito de inmigración ilegal, Berlusconi dijo que no se ha tratado de "una advertencia", sino de una declaración "desmentida sobre un juicio negativo de algo que no se ha producido".

España ha encabezado el malestar de muchos países al tildar de xenófoba esa política de inmigración

--------------------------------------------------------------------------------
Crisis España-Italia
A este respecto, el primer ministro italiano dijo que el Parlamento italiano "es soberano y decidirá según conciencia y con buen sentido". El Parlamento debatirá en fechas próximas el proyecto de ley aprobado por el Gobierno el pasado 21 de mayo, que incluye la reintroducción del delito de inmigración clandestina, que ya rigió durante la anterior etapa como primer ministro de Berlusconi y fue considerado en parte inconstitucional.

El delito se concretará en penas que van de los seis meses a los cuatro años y el aumento de la misma un tercio cuando quien comete el delito es un clandestino.

La reacción del Gobierno de España tras este proyecto provocó una crisis con Italia. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, acusó al Gobierno de Berlusconi de llevar a cabo una política racista y xenófoba, lo que provocó el malestar el Ejecutivo italiano. También el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, criticó que las políticas de inmigración del Gobierno de Italia "ponen más el acento en discriminar al diferente que en gobernar el fenómeno".

Para zanjar la controversia, el secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, mantuvo un encuentro con su homólogo italiano, el ministro de Política Comunitaria, Andrea Ronchi, y le expresó su preocupación porque la medida de convertir en delito la inmigración ilegal puede desviar "flujos migratorios" a países vecinos, como España.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Sara,

mucho me temo que no es la humanidad lo que les ha proviado esta marcha atrás. Todo se debe a un error de cálculo de los contables. En el fondo son muy racistas, pero sólo hasta un punto: es que necesitan mano de obra barata, casi esclava, y los nativos de pura cepa ya no están por la labor.


Besos.