15 septiembre, 2008

Volver al colegio

Hoy es noticia la escuela y tardará un año en volver a serlo salvo que una desgracia o una curiosidad se cruce en el destino. Cuando las cosas importantes se convierten en cotidianas acaban por perder una relevancia que no debiéramos olvidar. Educar es el trabajo más importante que tenemos como sociedad y quizá no le demos la importancia que requiere. Será por eso que se suprimen los departamentos de orientación en colegios con 40 alumnos con necesidades educativas especiales, se optimizan los recursos humanos haciendo que el profesor de lengua -al que le faltan cuatro horas por rellenar en su horario- imparta francés aunque no tenga ni idea, se venden como excelencia unas secciones bilingües cuando sabemos que para aprender un idioma no hace falta que nos expliquen la física o la historia en esa lengua, sino que se tome el asunto en serio, con rigor, con nuevas metodologías y sin aburrir a las ovejas. Uno no sabe si lo estaremos haciendo bien, si estaremos centrándonos más en los abalorios y en el número de ordenadores por pupitre que en conocer las necesidades de cada alumno, buscar formas imaginativas para llegarles y hacerles despertar pasión por aprender. Será cuestión de reciclar a los docentes que creen que sus amarillentos librillos les sirven para dar clases como hace 20 años, como si nada hubiera cambiado en el mundo y los niños de hoy fueran como los de ayer. Hoy los más pequeños de la casa vuelven al colegio y cabe preguntarse si todo funciona como debiera o si, en ocasiones, nos cuentan un panorama educativo demasiado idílico y todo podría ir mucho mejor de lo que va.


Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 15 de septiembre de 2008.

5 comentarios:

Luís Leal Pinto dijo...

Muchas veces hablo de la necesidad constante de reciclaje en la profesión docente. Yo, estoy lejos de la perfección, lejos de tener la solución final para la motivación de los muchachos, pero, y esto es como creo que uno debe de ver su labor, todos los días intento mejorarme como ser humano y, luegos, seguro que mejoro como prof.
Pena, de hecho, que no se tome más en sério este tema y que palabras como las tuyas (que puedo hacer mias) no lleguen a los oídos de quien tiene la gran responsabilidad de lo que pasa en el mundo de la enseñanza.
Es siempre um placer leer tu blog. Un afectuoso abrazo.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Gracias a ti por opinar por aquí.

Yo me doy por vencido, tiro la toalla y me rindo.
Lo dejé en mi post del día 6. Mi mundo no es de ese reino. Así que he decidido apartarme totalmente de la enseñanza oficializada porque abomino del sistema sobre el que se sustenta. Me despediré el 18 de octubre porque hay ofrecimientos a los que uno no se puede negar.

Eso sí. Me gustaría que quienes sois capaces de entender que la educación debe ser un campo sin vallas para que la imaginación vuele, no claudiquéis. Sobre todo la gente joven. Sois la esperanza ante un sistema que sólo me da ganas de llorar.

Um abraço Luís. E espero ver-te em Cáceres no dia 18 de Outubro.

Feli dijo...

Pues una pena que claudiques, hace falta mucha gente crítica que tire de este carro.
Un abrazo.

Hitos dijo...

No te he entendido bien Javier ¿dejas la enseñanza?

Puntos de vista y ... nada más dijo...

SÍÍÍÍ!!!!!!!!!! No sé si me deja a mí o yo a ella. Pero me refiero a la oficial, ala que depende de la Consejería. De la enseñanza alternativa no se dimite nunca!!!!!!