19 enero, 2009

El burka de occidente


Muchas veces no reparamos en lo cotidiano hasta que alguien nos desvela, como si fuera un gran descubrimiento, lo que tenemos ante nuestros ojos. Podemos ver los telediarios todos los días, hacer zapping como locos para comparar el sesgo de cada cadena y no caer en los mensajes subliminales que nos lanzan desde la puesta en escena.  Un varón puede llegar al cénit de su carrera televisiva siendo un sexagenario con nietos como Iñaki Gabilondo,  un cincuentón aparente como Matías Prats, e incluso peinar canas como David Cantero o Lorenzo Milá. Eso sí, a su lado habrá siempre una mujer que rara vez pasará de los cuarenta y que bajo ningún concepto podría salirse de los cánones de belleza impuestos por esa dictadura que llaman imagen.  Hay quien lo ha definido de forma gráfica como el burka de occidente, una especie de obligación sibilina que provoca que haya chicas pidiendo operaciones de cirugía plástica antes de ser mayores de edad, que  hace que se impongan como modelos los cuerpos famélicos, que obliga, en definitiva, a que una parte de la población se ocupe más del envoltorio  que de su propio contenido. También hay quien cree que esa tiranía que padece la mujer se corrige consiguiendo que los varones también la sufran y haciendo de la estética un principio casi ético. Otros creemos que estas normas no escritas forman parte de las nuevas formas de machismo que operan en occidente, incapaces de forzar a poner velos pero que con demasiada facilidad disponen los perímetros correctos para cada parte del cuerpo y los tonos adecuados para cada edad, como si de simple ganado se tratara.

Publicado en la contraportada de EL PERIÓDICO DE EXTREMADURA el 19 de enero de 2008.


8 comentarios:

Nieves dijo...

J...r, que bien has expresado el sentimiento de algunas mujeres.

Yo tengo 43 años y me siento joven, pero muchas veces ya me han hecho sentir mayor por los comentarios.

Y es que nos creemos que avanzamos en la igualdad de género, pero NO, nada más lejos de la realidad.

Yo esoy buscando trabajo desesperadamente y ya me han dicho descaradamente en varias ocasiones que con mi edad me quede en casita y me dedique a mi marido y mis hijos. Y lo triste de todo ello es que me lo han dicho hombres y MUJERES.

Y es que las primeras mahcistas de esta sociedad, nos gueste o no, somos las mujeres.

Abrazos. Nieves.

Nieves dijo...

quise poner machistas y guste.

Disclpas, son las csas de la informática y las prisas.

Saludines. Nieves.

Los viajes que no hice dijo...

El machismo se interioriza, como todo, pero no creo que las "primeras" machistas de la sociedad sean las mujeres... Ni las segundas, tampoco. Vamos, que lo que yo creo es que el machismo campa a sus anchas por acá y acullá...

Y también creo que lo has bordao. Pero que, luego, a la hora de la verdad, lo único que importa es el físico. Claro que está mal decir que importa. Y claro que... Ay, este tema es amplio amplio amplio...

Pero las musulmanas dicen eso (las intelectuales, a mí me lo repitió Nadia Nair, parafraseando a no sé quién): vale, nos quitamos el velo: quítense ustedes la tiranía de la talla 38.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola Javier, hola amig@s de este blog:

Vigotsky definió muy bien este proceso por el cual lo interpersonal pasa a ser intrapersonal, lo llamó proceso de interiorización. El sujeto se constituye en la vida social pero al mismo tiempo la cultura se apropia de él en la medida que lo constituye. Es por ello que nunca debemos de culpabilizar a las mujeres de ser las principales machistas, simplemente son víctimas, al igual que los hombres, de una cultura trasnochada que debemos de cambiar.

Los primeros pasos debemos de darlos quienes ya somos conscientes de esta situación. A la revolución en las aulas que proponías ayer y a la que me sumo, han de seguirle otras revoluciones sociales llevadas a cabo de abajo a arriba; pues las conocidas emprendidas desde arriba terminan por defraudar siempre.

Recibid un muy fuerte abrazote amig@s.

Sara dijo...

Ave Javier,
las que lo sufrimos te saludamos...
Tengo 31, ¿cuánto crees que duraré?
Muchos besos, y muchas gracias.
S.

saphou dijo...

Obrigada Javier, disseste o que me ia na alma há muito tempo.
Muchas Gracias.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Nieves, Viajes y amigo dialéctico:
Yo creo que se puede ser machista por acción y por omisión, que cualquiera puede ser machista (hombre, mujer, transexual, rico, pobre, etc) y que lo que tenemos que hacer es perder la vergüenza de denunciarlo más a menudo.

Sara, espero que te queden treinta años y que te prejubiles para dedicar tiempo a tus nietos, a la fotografía o lo que te de la gana. Porque espero que se inicie una reflexión sobre este asunto y tengo la esperanza de que los directores de televisiones ya no podrán poner encima de la mesa los míseros argumentos que están usando hoy en día.

Obrigado, Saphou. Agora só resta lutar contra este burka.

Hitos dijo...

La otra noche viendo "Redes" explicaban como había influido en la evolución de la mujer el hecho de que nos elijan por nuestro físico. Tanto que el hombre apenas ha evolucionado desde el mono (que se siguen pareciendo) mientras las mujeres apenas tenemos nada que ver con la mona.

Pero creo que ese es otro tema