21 junio, 2010

Manual de maquillaje


Make up en inglés puede significar maquillaje o inventar. En su día me pareció curioso y extraño, pero con el tiempo me di cuenta de que tenía su lógica: cuando alguien dedica buenas horas a pintarse delante de un espejo es porque está inventándose un nuevo ser. Quienes entienden algo de maquillaje saben que su objetivo principal es el de ocultar los defectos y mejorar la apariencia. El éxito absoluto se consigue cuando el artificio se hace tan sutil que es imperceptible a los ojos de los demás. Otra forma de maquillaje es el retoque fotográfico digital, que ha permitido que todos los candidatos electorales luzcan pieles bronceadas, sin arrugas ni imperfecciones físicas. En ocasiones se usa de forma tan desmedida que nos cuesta reconocer en los carteles a nuestros alcaldes y concejales. Dicen que Grecia también se ha dedicado a maquillar. En lugar de maquear rostros, ha modificado sus datos económicos durante años sin que en Bruselas se dieran cuenta de nada. Así que esto de dar gato por liebre y ocultar desaguisados no es asunto exclusivo de cremas y rímel. Ahora parece ser que las empresas españolas podrán desprenderse de sus trabajadores con un menor coste. Para conseguirlo sólo necesitarán demostrar que han tenido pérdidas durante seis meses. Conociendo las dotes picarescas de estas tierras, no nos tendremos que extrañar si en medio año comienzan a despedir al amparo de cifras tan manipuladas y falsas como las de aquel gobierno griego. Todavía no conocemos el texto definitivo del decreto, pero me temo que en uno de sus anexos lleve una especie de manual de maquillaje. 


No hay comentarios: