22 octubre, 2012

No se distraigan



En un programa de la tele desvelaban los trucos de magia y hoy tiene mucho éxito otro en el que descubren el modus operandi de estafadores y ladrones. En ambos casos la clave está en distraer al sujeto y hacerle mirar hacia otro sitio. Ves los programas y no sabes si exclamar qué listos son o qué tontos estamos. Conocidos estos entresijos, empiezas a tener la sensación de que tenemos señuelos por doquier, que estamos rodeados de carteristas que te gritan que tienes una mancha en la camisa para robarte fácilmente la cartera. Es lo que ocurre con los que llevan el foco de los debates hacia detalles para que pase inadvertido lo fundamental. Y al final consiguen que la población más acrítica acabe pensando que los problemas del mundo los provocan los que protestan contra las injusticias y no las injusticias en sí mismas. Ya hemos discutido si es moral una huelga de padres de alumnos en lugar de levantarnos contra el desmantelamiento de la educación pública, donde los niños pueden pasar diez jornadas sin clase real porque ese es el tiempo que tardan en cubrirse las bajas por enfermedad. No sabemos si es peor que nos consideren unos panolis o, como declaraba la filósofa Susan George, ratas de laboratorio a las que están probando para saber cuánto castigo aguantan sin rebelarse. Les adelanto los resultados del experimento: aguantaremos lo que nos digan y más. Pero no porque no seamos conscientes de que nos están poniendo a prueba, sino porque entre nosotros mismos hay demasiado pusilánime que cree que se salvará de la quema si traiciona a los de su clase. Así que no se distraigan, por favor.

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 22 de octubre de 2012.

No hay comentarios: