Periodistas y otros seres


En muchas ocasiones tengo que aclarar que no soy periodista, que escribir aquí no lo convierte a uno en profesional de una tarea que no es nada fácil y que requiere conocimientos y habilidades. Hace unas semanas, hablando con unos amigos del gremio, comentábamos que esta es la actividad en la que se exige una formación superior y pueden encontrarse los peores sueldos y condiciones laborales. Por no mencionar otros detalles como el trato humillante al que les someten quienes los convocan a ruedas de prensa en las que no se admite ni una sola pregunta.

Los modernos medios técnicos, los que nos permiten mandar una imagen desde aquí a Nueva Zelanda en unos segundos, no sirven para explicar la realidad en un pispás. Porque de la misma manera que nos muestran un documento relevante y esclarecedor, nos cuelan una foto trucada,falsa, extemporánea o desubicada. Por todo eso es imprescindible la presencia humana en la transmisión del conocimiento y de la información, y no se puede llevar a cabo ni de cualquier manera, ni a cualquier precio. Cuando supe que seres volátiles como Amy Martin cobraban a 3000€ la columna, mientras que jóvenes reporteras se patean las calles para intentar sacar 5 míseros euros limpios de cada nota que escriben, me quedé a medio camino entre la rabia y el desencanto: rabia por ser testigo de tanta injusticia, y desencantado por ver tan callados a los periodistas que deberían defender su noble oficio. Imagino que el miedo al desempleo explica todo, pero me pregunto si existe un límite a tanto desmán o esto tiende al infinito sin nadie que lo pare.

Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 28 de enero de 2013.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La profe de latín

De humanos y derechos

Una maestra llamada Justa