27 mayo, 2013

Sexador de pollos

Joan Manuel Serrat cuenta en su biografía que fue sexador de pollos. La primera vez que lo leí me llevé una enorme sorpresa, porque no sabía ni que era tan difícil averiguarlo, ni con qué finalidad se hacía. Como cabía esperar, había poderosas razones económicas: a las hembras merecía la pena mantenerlas con vida para que se convirtieran en ponedoras y a los machos había que sacrificarlos al instante, sin gastar un céntimo en su alimentación. Lo de separar por sexos tiene bastantes adeptos entre los economicistas a ultranza, e incluso hay algún miembro del gobierno al que no le duelen prendas en defender la segregación por sexos en las aulas y refrendarlo en leyes que pretenden tildar de avanzadas. Ya se ha dicho casi todo sobre el enésimo intento de hacer una ley educativa monolítica, y muchos seguimos sin entender por qué se rechazó, hace apenas tres años, la oferta del ministro Ángel Gabilondo para que las escuelas e institutos tuvieran un horizonte sin sobresaltos. Reconozco que soy un heterodoxo en materia educativa y que prefiero mil veces el espíritu creativo que podemos ver en películas como Entre maestros o La Educación prohibida, que esa obsesión de examinar, calificar e ir separando, cuanto antes mejor, a los que han de dirigir el mundo de quienes han de obedecer. Me hacen gracia los que quieren combatir el fracaso escolar con más reválidas, como si el vino mejorara aumentando el número de catas. Como nadie quiere ir a Finlandia para copiar lo que hacen allí, esperemos que la ley Wert no acabe siendo un ejercicio mecánico para separar a los que valen de los que no, como hacía Serrat en su juventud.


Publicado en EL PERIÓDICO EXTREMADURA el 27 de mayo de 2013.

No hay comentarios: