03 octubre, 2015

Legislativas en Portugal

Mañana votan los portugueses y no sería de extrañar que hubiera un récord de abstención. Hay mucha gente que cree que no vale la pena votar si luego viene la troika y te dice cómo tienes que gobernar y a quién tienes que hacer la vida imposible. Porque la troika... como que no tiene el "componente social" entre los criterios que usa a la hora de dictar a los gobiernos sus programas antidemocráticos. Es más fácil sacar 30 € a los bolsillos de cada ciudadano que se acerca a una urgencia hospitalaria que entrar a saco y "enchironar" a quienes se han llevado millones a Suiza (imagino que ya hay alguien considerando esto un argumento demagógico, pero ya contaba con ello).

Que la coalición CDS-PP de Paulo Portas y el PSD de Pedro Passos Coelho vaya en cabeza en las encuestas se debe a varios factores. Por un lado a la enorme capacidad de sufrimiento de una buena parte del pueblo portugués, muy devoto de la Virgen de Fátima y cuyo lema sería "virgencita, virgencita, que me quede como estoy": solo así se puede esperar un 37% de voto para dicho partido según las encuestas. Este porcentaje supone que hay personas que han sufrido duramente los recortes y que, aún así, van a votar a sus castigadores. ¿Explicación política? No la tengo, pero ahora entiendo algunos éxitos editoriales de los últimos best-sellers.

El PS lo tiene difícil. Con el anterior primer ministro en la cárcel, con el partido dividido y con la rémora de ser quienes empezaron con los recortes, aún me parece un logro que António Costa esté solo a cinco puntos de la derecha portuguesa. Sus posibilidades de formar gobierno dependerán de los dos partidos de izquierda, que no le van a permitir más ensañamiento con los ciudadanos más desfavorecidos. Si, como todo parece indicar, opta por formar un Bloco Central (Große Koalition) con la derecha, le auguro un futuro a medio plazo similar al del PASOK.

La división de la izquierda portuguesa no nace ayer. El PCP es el partido comunista más dogmático en lo ideológico de Europa, pero con una capacidad de movilización que ya la quisieran otros. Tiene la ventaja de contar con una militancia fiel y un voto consolidado en torno al 8% que no perdió ni cuando defendía a la URSS tras la caída del muro. Pero tiene el defecto de no conseguir superar ese techo, de no llegar a más que los que tienen un izquierdismo cuasi religioso.

A su lado, levantándose de una crisis interna, se encuentra el Bloco de Esquerda, que ha encontrado en Catarina Martins un rostro y unas maneras nuevas de hacer política. Las encuestas van marcando el empuje que va ganando durante la campaña y es probable que consiga un porcentaje similar al de la CDU (Coalición del PCP y del Partido Verde).

La formación de un gobierno que haga frente a la troika va a ser complicado. El Presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, intentará que haya un gobierno de concentración para seguir escribiendo al dictado de la troika sin salirse de las líneas marcadas. En las manos de António Costa estará (si se cumplen los pronósticos) dar un giro a la izquierda e intentar hacer algo diferente de lo que su partido y los dos de derechas han venido haciendo en los últimos 12 años (no olvidemos que Portugal lleva en crisis desde hace más de una década).

Si mañana la abstención es muy alta habrá que hacer una lectura del dato: Europa, con su política de austericidio, puede estar matando la democracia muy lentamente. Y sería un aviso importante para quienes creen que la realidad suena siempre como los pasos en las mullidas moquetas de Bruselas. Sí, la realidad es muy dura para quienes sufren sus políticas.

Espero que Bloco de Esquerda e Catarina Martins tenham uns bons resultados. Ontem enviamos desde Podemos em Badajoz uma mensagem . Boa sorte, a luta continua.

No hay comentarios: