13 febrero, 2018

La radio

#diamundialdelaradio Día de la radio. Iba a empezar 7º de EGB, era el verano de 1978, y mi tía me trajo de Andorra (cuando se iba allí a por esas cosas) un transistor de radio que solo tenía AM, con una carcasa de plástico roja-anaranjada y con la que me iba a dormir todos los días. Desde entonces no he pasado ni un solo día sin escuchar la radio. En aquella época había un programa sobre educación, que presentaban un tal Gabilondo y una tal Milá, y que se llamaba "Queremos saber". (Luego ella usó ese título para un programa televisivo). Desde entonces he sido muy ecléctico en cuanto a los gustos. Disfruté con el humor de Gomaespuma en los 80 y fui un fanático de Radio 3 ("Tiempos Modernos" con Manolo Ferreras, Poblet y Rioyo; luego llegaría "Trébede" "Discópolis" o "Flor de Pasión"). Una vez gané un concurso en "No es un día cualquiera" de RNE (única vez en mi vida) y descubrí a gente que me hacía pensar en los programas de Julia Otero (Manuel Delgado a primeros de los 90 y a Noelia Adánez ultimamente). Me encanta la voz de Maria Flor Pedroso en Antena 1 (Portugal) y reconozco que escucho todos los días un programa de humor en catalán llamado "La Competència" (Espero que no me llamen a declarar al Supremo por esto). Tengo muy buenos amigos y amigas que hacen radio por aquí cerca (no voy a nombrarlas a todas porque seguro que me dejo a alguna). Últimamente disfruto con el mejor programa que he escuchado en estos 40 años de afición. Se llama "A vivir que son dos días" y lo lleva un tal Javier del Pino": desde la música a la selección de los temas, desde las personas invitadas a casi todos sus colaboradores, hacen de él uno de los mejores alicientes del fin de semana. Si no lo habéis hecho, descubrid la radio.

No hay comentarios: